Última hora

Última hora

Saab insolvente

Leyendo ahora:

Saab insolvente

Tamaño de texto Aa Aa

El fabricante sueco de automóviles ha suspendido pagos de forma cautelar, para tratar de enderezar su negocio mientras encuentra fuentes de financiación. General Motors ha querido vender esta filial sueca desde hace un año. Saab no sólo carece de comprador interesado, sino que el estado sueco rehusa nacionalizarla, con lo que 4.100 puestos de trabajo están en peligro.

El número uno de Saab, Jan Ake Jonsson explica: “es muy importante fijarse en la historia de nuestra compañía para apostar por el futuro. Tal vez no tengamos buenos resultados ahora, pero es normal en tiempos de crisis. Tenemos planes para el futuro como este vehículo de la serie X.” La ventas de Saab en los últimos diez años no han arrojado beneficios. La gama actual es obsoleta, mientras sus elevados precios alejan a la clientela en estos tiempos de crisis. Un obrero señala que la suspensión de pagos temporal es la mejor solución, porque podrá recuperarse mientras evita la bancarrorota. La matriz General Motors también virtualmente arruinada trata de ganar tiempo presentando a Washington una serie de medidas para reestructurar su negocio y a cambio seguir obteniendo fondos federales. En diciembre logró un préstamo de 9.400 millones de dólares. En febrero otros 4.000 millones. General Motors calcula que necesitará hasta 2011 30.000 millones de dólares antes de que regrese a la rentabilidad. No es de extrañar que la multinacional quiera soltar lastre en Europa, vendiendo su filial Opel. Varios länder alemanes estarían dispuestos a ingresar en el capital que vendería la empresa de Detroit, pero se duda que esa maniobra sea suficiente para que Opel sobreviva.