Última hora

Última hora

Demasiado grande para quebrar

Leyendo ahora:

Demasiado grande para quebrar

Tamaño de texto Aa Aa

Washington ha prometido que está dispuesto a inyectar 30.000 millones de dólares para salvar a AIG. La aseguradora estadounidense afronta la quiebra, tras presentar unas pérdidas en el último trimestre que se acercan a los 62.000 millones de dólares, las mayores arrojadas jamás por una empresa. Ese pasivo implica la quema diaria de 670 millones de dólares.

La bancarrota del número uno mundial de los seguros de vida representaría un riesgo sistemático para todo el sector de la banca-seguros a nivel mundial. A partir de esta consideración, las autoridades federales han reafirmado que harán todo lo necesario para evitar el derrumbe de AIG. En esta ocasión adquirirán acciones preferenciales en dos filiales de seguros de vida. Es la tercera vez que Washington acude a salvar a la aseguradora. El año pasado recibió 150.000 millones de dólares del contribuyente, un capital ahora agotado.