Última hora

Última hora

La OTAN, un camino de ida y vuelta para Francia

Leyendo ahora:

La OTAN, un camino de ida y vuelta para Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Hace 43 años, en marzo de 1966, Francia salió del mando integrado de la Otan y desmanteló las bases que tenía en su territorio. El presidente De Gaulle dijo que no quería ver a Francia arrastrada a una guerra. La decisión, tomada en plena Guerra Fría, fue la culminación de años de rivalidad con Estados Unidos por el control de la Alianza Atlántica y de las armas nucleares.

Pero el mundo ha cambiado en las últimas cuatro décadas y ahora es el momento, según ha dicho el presidente francés Nicolas Sarkozy, de reintegrarse. En realidad desde 1995 Francia ha intentado aumentar su peso en la OTAN poniendo a sus generales al frente de las misiones que ésta ha desplegado en Kósovo, Bosnia y Afganistán. De hecho Francia es el cuarto país que más soldados aporta a la OTAN y, para Sarkozy, su vuelta al mando integrado pondría fin a una situación que ha calificado de hipócrita. Pero Sarkozy no es un pionero, sus antecesores, Miterrand y Chirac, ya intentaron reforzar los vínculos con la Alianza Atlántica. Aún así las críticas llegan no sólo desde la oposición, si no también desde el mismo partido político de Sarkozy. Aseguran que París perderá su independencia y pondrá en peligro su capacidad de actuar como contrapeso de Estados Unidos. Ven el movimiento del presidente francés como una prueba más de su ambición por estrechar lazos con sus aliados atlánticos dando la espalda a Europa “Creo que es una ilusión pensar que podremos influir en el curso de la OTAN aunque volvamos al mando integrado” dice un analista político. “Solo los ingenuos pueden creer, pensar, que la OTAN es una organización en la que hay verdaderos debates. No ya debates, los estadounidenses deciden”. Las voces críticas también temen que este movimiento ponga en peligro la formación de la fuerza de defensa europea. Aseguran que Francia no puede subirse al tren de la OTAN y ser al mismo tiempo la locomotora del ejército de la unión europea. Sin embargo Sarkozy insiste en que la reintegración potenciará tanto su posición en el panorama mundial como el proyecto de un euroejército.