Última hora

Última hora

Sin alivio en una tragedia sin causa

Leyendo ahora:

Sin alivio en una tragedia sin causa

Tamaño de texto Aa Aa

Padres y alumnos se agrupan alrededor del instituto de Winnenden para intentar asimilar qué les ha pasado a sus hijos y compañeros.

El ministro del Interior alemán dice que es algo incomprensible. Como para la propia jefa de estudios del centro, que se ha referido al joven asesino como “un alumno como los demás”. No había nada de especial en él. “Lo que puedo decir es que no entiendo nada explica una madre. Mi hija esta en décimo grado, estaba dentro y lo vio todo. Está ahora en casa llorando. Ella y un amigo saltaron por la ventana. El amigo está en el hospital por la caída, espero que no se haya roto la espalda. Estoy conmocionada”. “En esta escuela nunca había pasado nada así – explicaba una estudiante-. Al principio pensé que había ocurrido algo en el laboratorio de química”. Tras la incredulidad inicial comenzó el duelo por los hijos y compañeros muertos. Un largo goteo de niños y padres acumulan velas y mensajes a quienes ya no pueden oir. Algo que ya no podrá cambiar ni investigaciones ni explicaciones posteriores.