Última hora

Última hora

La peor crisis financiera y económica desde la Gran Depresión sigue agravándose.

Leyendo ahora:

La peor crisis financiera y económica desde la Gran Depresión sigue agravándose.

Tamaño de texto Aa Aa

Los economistas y los gobernantes no se ponen de acuerdo sobre cómo romper este círculo vicioso que precipita las bolsas a niveles abisales.

A tenor del Banco Mundial, la crisis ha provocado la destrucción de activos financieros por valor de 40 billones de euros. Tanto esta institución multilateral como el FMI apuntan a un crecimiento mundial negativo para este año por primera vez desde 1945. Además anticipan el mayor declive del comercio en 80 años. Muchos analistas pronostican para 2009 un retroceso de un 1% en el PIB planetario. La parálisis del mercado del crédito ha sumido a la economía mundial en una espiral que ha terminado por derrumbar la demanda de empresas y particulares. En esta localidad del suroeste de Inglaterra, son ya habituales los cierres de comercios. Una situación que degrada la vida social y económica del centro de las ciudades. Vicky Hancock, funcionaria municipio de Stroud (R.U.): “Lo que sucede con el cierre de las tiendas es que tiene un pernicioso efecto negativo. Afecta a las empresas que quedan en las inmediaciones, mientras el vandalismo comienza a hacer estragos. La gente se lo piensa dos veces antes de venir al centro.” En Estados Unidos el índice de paro de febrero se disparó al 8,1%. 651.000 puestos de trabajo se destruyeron en empresas que quieren reducir costes para afrontar una recesión que merma sus ganancias. Y ello a pesar del multimillonario plan de reactivación del presidente Obama que alcanza el 5,6% del PIB. Más que el esfuerzo de los europeos. Alemania dedica el 3,3%. El Reino Unido y Francia llegan al 1,5%, más que España con un 1,2% e Italia con apenas un 0,4%. Los desacuerdos para hacer frente a la recesión dividen a estadounidenses y europeos, como ha advertido el presidente del Eurogrupo, el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker: “Los últimos llamamientos de Estados Unidos que consisten en exigir a los europeos un esfuerzo presupuestario adicional para luchar contra los efectos de la crisis, no nos convienen.” Para los economistas los planes de reactivación no surtirán efecto hasta que se logre sanear a fondo el sector financiero. Eso implica una estrategia audaz dirigida a extraer los activos tóxicos de la contabilidad de los bancos.