Última hora

Última hora

Peligro de un nuevo éxodo de refugiados y desplazados en Darfur

Leyendo ahora:

Peligro de un nuevo éxodo de refugiados y desplazados en Darfur

Tamaño de texto Aa Aa

El éxito de la EUFOR es relativo, según algunas ONGS que denuncian que la violencia sexual aumenta en el Chad y los grupos armados continúan reclutando a sus anchas niños soldado. La violencia no desaparece. Estas ONGs hablan de unos 25 ataques al mes. Dibujan, en definitiva, un panorama dominado por el miedo. La orden de arresto de la Corte Penal Internacional contra el presidente sudanés Al Bashir es la esperanza a la que se aferran refugiados como Abdil Aziz. “Si Al Bashir es detenido”, explica, “entonces los djanjaweeds se quedarán sin refugio, porque es Al Bashir quien les proporciona las armas, y todo lo que tienen, incluso la comida”.

Abdil Aziz convive en este campamento, junto a la frontera sudanesa, con otros 17.000 desplazados. Naciones Unidas les proporciona educación, agua y atención sanitaria básica. Los directores de este campo de refugiados temen un éxodo masivo después de que Al-Bashir haya expulsado de Sudán a las ONGs, y ante el acoso que sufren las que se quedan. “Sentirse faltos de protección y de apoyo puede llevar a una multitud de personas a atravesar la frontera y venir a territorio chadiano”, explicaba José Fischel, director de este campo de refugiados. Cientos de miles ya lo han hecho en los últimos seis años, tratando de escapar de los asesinatos y de las violaciones. El riesgo de una catástrofe humanitaria está ahí. “El Chad, y también la Unión Europea y la Comisión, consideran que Jartum respalda a los grupos rebeldes chadianos que perpetran atentados”, explicaba el jefe de la delegación comunitaria Gilles Desesquelles. Será la misión Minurcat de la ONU la que, a partir del domingo, tome el relevo sobre el terreno: hasta 5.200 cascos azules y 300 policías, la mayoría procedentes de países africanos.