Última hora

Última hora

El Salvador cambia de rumbo

Leyendo ahora:

El Salvador cambia de rumbo

Tamaño de texto Aa Aa

El Salvador cambia de rumbo 17 años después de la firma del acuerdo de paz entre el gobierno conservador y la guerrilla de izquierda FMLN, que pasa a convertirse en un partido político y renuncia a las armas.

Durante 12 años, la guerra civil entre los gobiernos de derecha apoyados por Estados Unidos y el frente Farabundo Martí de Liberación Nacional devastó el país y dejó 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos y más de 12.000 lisiados. Uno de los episodios más trágicos fue el asesinato del Arzobispo de San Salvador, Monseñor Óscar Arnulfo Romero a manos de los escuadrones de la muerte. Durante su funeral se produjo una masacre en la que murieron 40 personas. Durante esos años, Mauricio Funes simpatizó con el FLMN y desde su tribuna como periodista se hizo extremadamente popular con sus fuertes críticas contra los sucesivos gobiernos conservadores. Durante la campaña electoral se ha desmarcado del presidente venezolano Hugo Chavez, y dice sentirse más cerca del presidente brasileño, Lula da Silva. Funes, casado con una brasileña representante del Partido de los Trabajadores de Lula en América Central ha prometido luchar contra la evasión fiscal para ayudar a los emigrantes que vuelven al país. Mauricio Funes: “Lo que hemos crecido se debe más al impacto de las remesas familiares que dinamizan el mercado interno, pero que es un flujo de dólares que no lo generamos por capacidad propia, sino que provienen de los Estados Unidos, está en función de la dinámica de la economía de los Estados Unidos. “ La dependencia de Estados Unidos es enorme: dos millones y medio de salvadoreños trabajan en ese país. El dinero que envían a su tierra, dos mil setecientos millones de euros anuales, representa el 17% del PIB. Ese dinero, segunda fuente de ingresos para El Salvador, hace de las relaciones con Estados Unidos una prioridad absoluita para Funes. El presidente electo pretende mantener esos estrechos vínculos bilaterales, pero sus opositores piensan que será rehén de su vicepresidente, un ex guerrillero más radical.