Última hora

Última hora

Crece la indignación política y popular por las primas que AIG concedió a sus ejecutivos

Leyendo ahora:

Crece la indignación política y popular por las primas que AIG concedió a sus ejecutivos

Tamaño de texto Aa Aa

El número uno de la aseguradora, Edward Liddy ha explicado que las bonificaciones de 165 millones de dólares son contractuales y que la mejor manera de devolverlas es haciendo que AIG vuelva a ser viable como negocio.

Recordemos que AIG evitó la quiebra el año pasado gracias a que Washington inyectó en sus cuentas 180.000 millones de dólares y pasó a controlar el 80% de su capital. El senador demócrata Charles Schumer advierte a los beneficiarios de esas primas exhorbitantes que “estarán sometidas integramente a tributación. O las devuelven o nos encargaremos de confiscarlas”. Por su parte, el congresista Barney Frank insiste en que “el gobierno como dueño tiene que decir a los beneficiarios: no os pagaremos las primas, porque fallasteis”. Para la opinión pública se trata de un agravio intolerable que no debe quedar impune. “Yo creo que el caso AIG representa uno de los mayores fraudes al estado en la historia del país” “Me parece intolerable que los pelucones reciban grandes primas, cuando la gente humilde está a punto de perder el empleo. Es horrible” El secretario del Tesoro, Timothy Geithner ha prometido indemnizar al contribuyente, pero para muchos economistas, el escándalo AIG distrae la atención política de la necesidad de continuar la reactivación económica en Estados Unidos.