Última hora

Última hora

La crisis checa da sudores fríos a la ratificación del Tratado de Lisboa

Leyendo ahora:

La crisis checa da sudores fríos a la ratificación del Tratado de Lisboa

Tamaño de texto Aa Aa

A la incertidumbre por el nuevo referendum que debe celebrarse en Irlanda se añade otro interrogante: Praga no ha completado el proceso de ratificación del Tratado y la caída del gobierno complicará aún más la tarea.

Consciente de ello, el presidente de la Comisión, Jose Manuel Barroso ha advertido a “los líderes políticos que no deben servirse de esta crisis política para convertir el Tratado de Lisboa en un rehén de los problemas internos del país”. Ahora bien, la perspectiva de elecciones anticipadas puede radicalizar el ya tenso clima político. Si ya fue difícil que el Tratado superara su examen en el congreso en febrero, el derrotado gabinete de Topolanek debe ahora reunir fuerzas suficientes para logar su aprobación por el senado en abril. En este sentido el europarlamentario conservador Elmar Brok comenta que hay razones para creer que “el primer ministro checo Mirek Topolanek ha perdido la autoridad para lograr la mayoría de tres quintos que se necesita para que la cámara alta diga sí al texto”. La República Checa no ha completado la ratificación parlamentaria aunque tampoco Irlanda, Polonia y Alemania han cerrado el proceso. Este texto sobre las reglas de la Unión ampliada no entrará en vigor sin el espaldarazo de los ventisiete. La eurodiputada socialista alemana, Evelyne Gebhardt, asegura que “esta nueva crisis demuestra que el Tratado de Lisboa es encesario para tener respuestas claras, para no estar a la merced de las crisis internas de los Estados miembros y para poder llevar a cabo una verdadera política europea. El via crucis del texto en la República Checa no concluirá hasta que el presidente Vaclav Klaus – un euroescéptico confeso- lo promulgue, algo que siempre ha condicionado al sí irlandés.