Última hora

Última hora

UE-EE-UU: Una crisis, dos soluciones

Leyendo ahora:

UE-EE-UU: Una crisis, dos soluciones

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis financiera que comenzó en Estados Unidos se extendió inmediatamente por Europa. El 15 de septiembre de 2008, poco después de que se hiciera pública la noticia de la quiebra los empleados de Lehman Brothers se despedían de la City.

A ambos lados del Atlántico la misma crisis, pero no necesariamente la misma respuesta. Para Washington la prioridad es reactivar la economía mediante la estimulación fiscal.

Hillary Clinton: “Queremos que la economía global vuelva a funcionar. Una vez lo consigamos, necesitamos reformas para asegurarnos de que esto no vuelva a pasar. Tenemos que hacer las dos cosas simultáneamente. Unos países contribuirán más en un sentido y otros en otro, pero hay que hacer un esfuerzo colectivo.”

La UE calcula que las medidas adoptadas para impulsar la economía equivalen al 3% y descarta categóricamente la opción de aumentar los déficit de las países miembros.

José Manuel D. Barroso: “Entre nuestros 27 estados Miembros hay diferentes situaciones. No podemos pedirles a todos los países que hagan lo mismo. En algunos casos porque se benefician de programas de apoyo a su balanza de pagos y de hecho les pedimos que reduzcan el gasto. Pero en términos generales, se trata de un esfuerzo fiscal muy importante, de cerca de 400 mil millones de euros. Es una contribución muy importante para Europa y también para la demanda mundial global.”

En Estados Unidos la crisis ha desencadenado una caída del consumo. La receta para reactivar este motor de la economía estadounidense no es válida en Europa, según este analista:

Daniel Gros: “Hay un malentendido fundamental en el sentido de que los hogares estadounidenses están ahorrando más, asi que el gobierno tiene que gastar más para que la demanda no caiga demasiado. En Europa los hogares no están ahorrando mucho más que antes, por eso no es necesario un enorme estímulo fiscal. Y probablemente, en la mayoría de la Europa continental un estímulo fiscal no tendría un gran impacto, porque si el gobierno da a los hogares más dinero, probablemente lo ahorrarían”

En las economías industriales, muy dependientes de las exportaciones como Alemania, el paro aumenta también. Pero también en este aspecto hay diferencias a ambos lados del Atlántico.

Etienne Davignon, vicepresidente de Suez Tractabel: “El problema de Estados Unidos es muy diferente del problema europeo. ¿Por qué? porque el problema europeo tiene una realidad de seguridad social, una realidad de protección de los pobres, una realidad de la enseñanza. Nada de eso existe en Estados Unidos, y tienen que introducirlo. Para hacerlo tienen que encontrar los medios financieros que nosotros invertimos ya. Por eso tenemos una situación objetiva y presupuestaria diferente”.