Última hora

Última hora

Cuba-EE.UU: ¿Hacia una nueva era?

Leyendo ahora:

Cuba-EE.UU: ¿Hacia una nueva era?

Tamaño de texto Aa Aa

El cambio de la política estadounidense en Cuba se gesta desde hace varios meses. Quedó patente a principios de abril, cuando seis representantes demócratas viajaron a la isla para reunirse con el presidente cubano, Raúl Castro.

Tras la visita, los delegados se dijeron impresionados por la voluntad de Raúl Castro de enterrar la enemistad entre los dos países. Barbara Lee, congresista: “Por supuesto, hablamos de la opinión pública estadounidense, favorable a un levantamiento del embargo. De hecho, un 68% de los estadounidenses quieren que se normalicen las relaciones con Cuba” Impuesto en febrero de 1962 por el entonces presidente John F. Kennedy, el embargo ha sido sucesivamente reforzado o suavizado en función de la administración al frente de la Casa Blanca. Cuba calcula que el embargo ha costado a su economía más de 93.000 millones de dólares. Pero las sanciones no han tenido el efecto esperado: la caída de Castro y la democratización de la isla. De hecho, algunos consideran que sólo ha servido para reforzar al régimen, que se refugia en el aislamiento para justificar los problemas cotidianos de la población cubana. En cualquier caso, aunque se hable de deshielo, hoy por hoy el levantamiento total del embargo está excluído. Muchos parlamentarios estadounidenses se siguen oponiendo mientras que la isla siga estando bajo control comunista. Otros temen que un eventual fin del embargo refuerce al régimen. Es el caso de José Gabriel Ramón. El ex prisionero político exiliado en España, considera que las medidas anunciadas por Obama tienen una parte positiva, pero teme su efecto secundario: “Eso va a ayudar al gobierno. Indudablamente, va a poner fondos a disposición de la dictadura que puede usarlos como los ha usado hasta ahora fortaleciendo su aparato represivo” A corto plazo, el objetivo de la administración estadounidense es seducir a los homólogos sudamericanos de Raúl Castro, que el pasado diciembre, reunidos en Brasil y en presencia del presidente cubano, reclamaron el levantamiento del embargo contra La Habana. El anuncio de Obama llega además pocos días antes de la apertura de la cumbre de las Américas, de la que Cuba está excluída. Para el nuevo inquilino de la Casa Blanca esa cita será la ocasión de mostrar, a través del ejemplo cubano, que su país no olvida las preocupaciones de América Latina.