Última hora

Última hora

Optimismo tras una Cumbre de las Américas sin unanimidad

Leyendo ahora:

Optimismo tras una Cumbre de las Américas sin unanimidad

Tamaño de texto Aa Aa

Faltaba el presidente. Y no uno, sino tres: Obama, Morales, Chávez. Pero sólo los fotógrafos parecían darse cuenta. Una foto de familia con notables ausencias al final de la Cumbre de las Américas es muy simbólica de las profundas divergencias que persisten a pesar de la inusitada cordialidad que ha dominado la cita. Como simbólica es una declaración final adoptada por todos, pero firmada sólo por uno: el primer ministro anfitrión, de Trinidad y Tobago, por la falta de acuerdo sobre el embargo a Cuba.

Los 34 líderes vuelven a casa con la sensación de que comienza una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina gracias al nuevo tono político de Barack Obama: “Que Raúl Castro esté dispuesto a dialogar con nosotros, y no solamente sobre el levantamiento del embargo, sino de derechos humanos, prisioneros políticos, ya es un claro signo de progreso”. Ha sido la cumbre de la reconciliación, a pesar de que Castro no estaba y de que Obama ha descartado levantar el embargo. Pero el deshielo puede haber comenzado. También el presidente venezolano Hugo Chávez se quedado con buen sabor de boca, según ha declarado de regreso a Caracas: “Ha ocurrido lo que era impensable hace algunos años: que el gobierno de Estados Unidos representado por su nuevo presidente, Barack Obama, hiciera un viraje, sentándose de igual a igual con Latinoamérica y el Caribe”. Y para materializar este viaraje, horas antes, Chávez y Obama habían hablado de recomponer sus relaciones diplomáticas, rotas desde el pasado mes de septiembre.