Última hora

Última hora

Zuma, la esperanza de los decepcionados

Leyendo ahora:

Zuma, la esperanza de los decepcionados

Tamaño de texto Aa Aa

Controvertido, incluso temido por los blancos, Jacob Zuma es innegablemente el dirigente político más popular para gran parte de la población sudafricana.

Al brindarle su apoyo, han elegido a un presidente cercano que encarna las esperanzas de los desilusionados.
Zuma, el presidente que baila y canta en los mítines del Congreso Nacional Africano el famoso “Traeme mi metralleta”, el himno de la lucha contra el Apartheid.
Su trayectoria comienza a los 17 años cuando se afilia al Congreso nacional Africano. Encarcelado en Robben Island durante 10 años con Nelson Mandela, Zuma aprende a leer y se convierte en cuadro del partido. Tras una década de exilio, vuelve a su país en 1990.

El ascenso a la cima del poder del niño que pastoreaba ganado en la aldea zulú de Nklanda, se operó contra la voluntad del ex jefe del Estado Thabo Mbeki. En diciembre de 2007, Zuma fue elegido al frente del Congreso Nacional Africano con el apoyo de la izquierda. Nueve meses después, Mbeki se ve obligado a dimitir de la presidencia.

Mbeki, diplomado en una universidad británica y Zuma el autodidacta…dos presidentes opuestos como subraya este analista político:

“Va a ser un presidente mucho más cercano y mucho más de consenso, y eso es bueno para sudáfrica. Ya hemos tenido un presidente distante durante los últimos 8 o 9 años, y queremos a alguien más humano, y Jacob Zuma lo es. Pero también creo que va a afectar nuestra imagen en lo que se refiere a la lucha contra la corrupción y tendremos que vivir con ello”

En efecto, aunque la Fiscalía General de Sudáfrica retiró los cargos por corrupción contra Zuma tres semanas antes de las elecciones debido a una “manipulación” en el proceso, no ha eliminado las sospechas que pesan sobre él.