Última hora

Última hora

Cien días de Obama

Leyendo ahora:

Cien días de Obama

Tamaño de texto Aa Aa

Hacer frente a la peor recesión en Estados Unidos desde 1930: es la prioridad de Obama desde que llega al poder.

El nuevo presidente hereda una situación catastrófica: caída del PIB, aumento del paro, y un déficit presupuestario record. El 17 de febrero, Obama firma su medida faro: un plan de rescate para la economía por un total de 787.000 millones de dólares en tres años: “El plan de estímulo para reactivar la economía en Estados Unidos que firmaré hoy y que reúne los principios que enumeré en Enero, es el plan de recuperación económica más ambicioso de nuestra historia”. 286.000 millones de dólares están destinados a reducciones fiscales para impulsar el consumo. El resto, a gastos de inversion cuyo efecto se dejará sentir a largo plazo. Dos meses y medio después aunque la economía no ha experimentado una franca mejoría, los estadounidenses no han perdido la confianza como asegura esta californiana: “El plan de rescate para impulsar la economía me parece muy positivo. Sé que tiene muchos detractores, pero tendremos que esperar para ver cómo evoluciona” El 63% de los estadounidenses aprueban la gestión de Obama, pero algunos no olvidan las promesas que hizo durante su campaña, como este habitante de la Gran Manzana: “Me gustaría que hiciera más por la sanidad y que tomara más iniciativas para mejorar nuestra imagen global, pero al margen de eso, sólo han pasado 90 días, cien, es todavía pronto” Obama hereda también dos guerras, en Irak y Afganistán. En ruptura con su predecesor, anuncia un enfoque global en Afganistán y Pakistán, con Al Qaeda en el punto de mira. En cuanto a Irak, el calendario para la retirada de las tropas anunciado por Obama había sido establecido en gran medida por la administración Bush. Lo que Obama anuncia en el segundo mes de su mandato es el fin de la misión de combate: “Déjenme que se lo explique con la mayor claridad posible: Hacia finales de agosto de 2010 nuestra misión de combate en Irak habrá terminado” Pero el gesto más simbólico de ruptura con Bush es la orden de cerrar la prisión de Guantánamo en un año tan sólo dos días después de su investidura. Falta por saber cómo se va a aplicar la medida y qué hacer con los 240 detenidos, de los que 60 podrían ser liberados si tienen un país de acogida. En política exterior, Obama ha mostrado claramente una ruptura de estilo y ha adoptado un tono más humilde tendiendo la mano a los enemigos de ayer. Su administración recurre más a la diplomacia para intentar resolver conflictos que vienen de lejos y está más a la escucha de los países aliados. Pero el balance de la nueva diplomacia estadounidense sigue siendo contrastado, sólo han transcurrido cien días.