Última hora

Última hora

La batalla de las bombillas

Leyendo ahora:

La batalla de las bombillas

Tamaño de texto Aa Aa

Las nuevas bombillas de bajo consumo parecen ser el enemigo a batir por una gran parte de la población en Inglaterra, que se muestra reticente a implantar en sus hogares esta medida medioambiental que será obligatoria dentro de unos años.

Una de las principales quejas es la luz que proporcionan: “Están bien para ver la televisión, pero no puedes leer con ellas. Son un poco inútiles”, dice este hombre. Otro de los problemas que aducen es que no sirven en los antiguos casquillos y son poco estéticas. Esta propietaria de un hotel de Inglaterra explica que tiene un montón de lámparas y las nuevas bombillas no encajan en ellas. “Y en las que encajan” dice “quedan ridículas porque parecen botellas de leche colgando. Son poco atractivas”. Ante la prohibición de la UE de su venta en los próximos tres años, los ciudadanos han decidido comprar grandes cantidades de las antiguas bombillas. Tanto es así que algunas tiendas han tenido que limitar su venta a diez unidades por persona.