Última hora

Última hora

Casas anfibias contra el cambio climático

Leyendo ahora:

Casas anfibias contra el cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Si no puedes contra el agua, únete a ella. Este es el nuevo lema de los holandeses para lidiar con la subida del nivel del agua debido al cambio climático. Ahora en la localidad de Maasbommel, al sudeste de Amsterdam, se han construído casas flotantes y anfibias.

Y este cambio parece agradar a la pareja Van Raak, residentes de una casa anfibia desde hace tres años.

“ Tenemos una buena calefacción y agua caliente. Es como vivir en una casa normal, es muy agradable y seguro.”

Estamos ante una urbanización única. Aquí en Maasbommel se han construído cuarenta y seis casas anfibias y flotantes que no se resisten al agua sino que viven con ella. El objetivo es evitar las inundaciones que afectan la zona cada 10 o 15 años. La última fue en 1995 y los desbordamientos inundaron el ocho por ciento del país. El principio de las casas es simple como explica su arquitecto: “Es como un cubo de cemento y en lo alto de él hay un armazón de madera. La parte alta es ligera y la baja es pesada. Cuando llega el agua, la caja empezará a flotar, ese es su principio. Tenemos dos mástiles amarrados que están en la parte delantera y trasera de la casa y que permiten que la estructura se mantenga siempre en posición horizontal.” Este sistema es además de una novedad, el principio de una nueva era para los holandeses. Siempre resistiendo el agua gracias a enormes diques y canales, llamados polder, los holandeses se han dado cuenta de que hay que buscar soluciones alternativas. Y es que en Holanda, más de la mitad del territorio se encuentra por debajo del nivel del mar. “La clave es buscar nuevas maneras de utilizar el agua, en las que haya un espacio de cohabitación entre las personas y el agua. Tenemos que trabajar más duro para encontrar soluciones que puedan beneficiar a más gente y no sólo a los que viven en estas casas de Maasbommel.” Sin embargo, actuar contra las inundaciones también ha generado una polémica social. Cerca de Maasbommel, los habitantes de Ooisjpolder lucharon y ganaron una batalla contra un plan del gobierno que pretendía controlar las crecidas del agua, dejando que se inundasen pequeñas poblaciones y privilegiando a las grandes ciudades. Hoy en día, los habitantes de Ooisjpolder siguen protegidos por los diques y por un sistema de bombeo del agua. “Vivimos aquí igual que otros lo hacen en sus casas. Tenemos fuertes diques y no tenemos miedo al agua.” Debido al cambio climático, las inundaciones podrían afectar Holanda en un 15% más que en años anteriores. Las casas de Maasbommel son, por lo tanto, una gran esperanza para el futuro.