Última hora

Última hora

L'Aquila, un mes después del terremoto

Leyendo ahora:

L'Aquila, un mes después del terremoto

Tamaño de texto Aa Aa

Un mes después del terremoto que sacudió la región de los Abruzos, en el centro de Italia, sigue haciéndose balance en L’Aquila. El centro histórico de la ciudad continúa acordonado. Los ingenieros tienen aún que determinar las obras para la reconstrucción. El ayuntamiento cree imprescindible relanzar la actividad económica. Para ello, ha llamado a la puerta de la Unión Europea.

“La Unión Europea puede hacer mucho, hemos pedido por un lado que se nos considere zona franca para intentar recuperar la actividad económica de esta ciudad. Y por otro lado hemos pedido, y eso lo puede hacer la UE, ser reinsertados en el objetivo uno. Una cosa que nos enorgullece de los años pasados es que los Abruzos, una región del centro-sur había conseguido sobrepasar esa fase y salir del objetivo uno” dice Roberto Riga, teniente alcalde de L’Aquila. Un tercio de los edificios están destruidos o dañados. Es necesario que un perito los vea uno a uno para determinar si hay que demolerlos o reconstruirlos. Durante todo este tiempo, 40.000 personas viven en tiendas de campaña. A 10 kilómetros de L’Aquila, en el campamento de Cese di Preturo, hay 170 damnificados. Llevan un mes y un día sin electricidad. “Mi padre tiene 90 años. Por la noche tengo que llevarle a oscuras a la tienda de campaña y, si lo necesita, acompañarle al baño para que haga sus necesidades. Podéis imaginaros todo eso sin luz. Esta es la realidad aquí” señala Ezio Alfonsetti, residente del campamento. La Cruz Roja es la encargada de darles todas las comidas con excepción del desayuno. Venusia Alonzo hacía pizzas antes del terremoto. “Hemos pedido ayuda y nos la han concedido. Tenemos alimentos, ropas y mantas suficientes. La única cosa es que en L’Aquila hace mucho frío. La primera semana nos achicharramos de calor por el día y por la noche nos congelamos” explica Venusia Alonzo. Esta ha sido la última noche sin corriente en el campamento de Cese di Preturo. Al día siguiente, los técnicos instalaron la electricidad.