Última hora

Última hora

Los telescopios europeos Planck y Herschel ya están en órbita

Leyendo ahora:

Los telescopios europeos Planck y Herschel ya están en órbita

Tamaño de texto Aa Aa

Como estaba previsto y tras varios retrasos por problemas técnicos, El cohete Ariane-5 ha despegado sin problemas de la base espacial de Kurú, en la Guayana francesa con los dos satélites, de la Agencia Espacial Europea a bordo.

Su mision sera observar el Universo hasta límites nunca alcanzados hasta ahora, lo que puede aclarar el origen del mismo. Los dos telescopios son fruto de 15 años de experimentación y de más de 1.700 millones de euros de inversión. Trescientos expertos de 15 países han puesto su grano de arena para concebir y fabricar los dos telescopios espaciales más modernos. Un lanzamiento, dos misiones: propulsados juntos por razones económicas, Planck y Herschel ocuparán lugares diferentes en una misma órbita, a un millón y medio de kilómetros de la tierra. Una vez separados, estos particulares arqueólogos del espacio buscarán cada uno a su manera el origen del universo. La misión del telescopio Planck es escudriñar el periodo prenatal del universo…la etapa en la que la luz todavía no se había creado, más allá de los 380 mil años después del Big Bang. Jan Tauber, uno de sus creadores, explica cómo Planck podrá cartografiar en un día lo que a sus antecesores les hubiera llevado 400 años: “El mismo telescopio dice gira lentamente alrededor de su eje, así, se mueve todo el tiempo así, y cuando está rotando barre todo a su alrededor para recoger luz. Con el tiempo, el satélite se desplaza sobre una órbita alrededor del sol, eso significa que en un periodo de sesis meses habrá cubierto la totalidad del cielo. Y ese es el único momento en que podremos hacer una foto” Por su parte, Herschel se encargará de estudiar la adolescencia del universo, 5.000 años después del Big Bang, momento en el que florecieron las primeras estrellas. Con un espejo de tres metros y medio de diámetro, el Herschel se valdrá de una original visión infrarroja para adentrarse en ese momento de la formación del universo opaco y oscurecido por nubes de polvo congeladas que hacían imposible su visión. Dotados de revolucionarios instrumentos de observación, Planck y Herschel trabajan en condiciones de frío extremo, próximos al cero absoluto, para evitar distorsiones en sus mediciones. Eso limita su duración de vida, que será de entre tres y cinco años en el caso de Herschel, y de entre año y medio y dos años y medio para Planck. Según la Agencia espacial Europea, tardarán un par de meses en estar plenamente operacionales.