Última hora

El primer encuentro entre Obama y Netanyahu no ha dejado un buen sabor de boca. En Cisjordania, se agradece la presión estadounidense contra los asentamientos judíos.

Sin embargo, uno de los asesores de la Autoridad Nacional Palestina, piensa que el primer ministro israelí hará oídos sordos. “Lo único que ha mencionado es que los palestinos tienen derecho al autogobierno. Pero ¿cómo vamos a gobernarnos si con su ocupación nos dan en la nuca a todas horas; si con sus controles segregan nuestras ciudades, pueblos y los campos de refugiados?”, ha señalado Saeb Erekat. Todavía más crítico ha sido un portavoz del movimiento islámico Hamás, que controla la franja de Gaza. Considera que por el momento nada ha cambiado. Además, según Mushir Al Masri, Netanyahu es la última persona “que cree en la paz”: “Lo que necesitamos de los estadounidenses es que fijen un discurso político claro en la región, que se aparte de la imagen dejada por Bush, que asegure nuestros derechos y que mida con el mismo rasero tanto a los palestinos como a los sionistas”. Mientras, el principal partido de la oposición israelí, el centrista Kadima, lamenta que no se haya aprovechado la ocasión para estrechar los vínculos de confianza con el presidente Obama.