Última hora

Última hora

Los gastos oficiales de los diputados británicos en el banquillo

Leyendo ahora:

Los gastos oficiales de los diputados británicos en el banquillo

Tamaño de texto Aa Aa

Los gastos oficiales de los diputados y ministros del Reino Unido acaparan las portadas de la prensa.

Día tras día se conocen nuevos detalles de esos gastos, que incluyen desde trabajos de jardinería a mensualidades de un préstamo inmobiliario. Desde el 8 de mayo, con puntualidad británica el Daily Telegraph publica nuevos detalles. El periódico accedió a las facturas que la Cámara de los Comunes mantenía confidenciales por filtraciones. En efecto la situación ha pillado por sorpresa a Westminster, obligado por la justicia a hacer públicos los gastos de los parlamentarios antes de finales de año. Hasta ahora, las comisiones parlamentarias fijaban anualmente las reglas que gestionaban el reembolso de los gastos oficiales sin ningún control independiente. Además de su salario anual, los diputados elegidos fuera de las circunscripciones londinenses perciben una ayuda por segunda residencia. Tienen derecho además a más de cien mil euros anuales en concepto de gastos de personal, dietas y viajes. El laxismo en la aplicación de esas reglas ha dado pie a los abusos, sobre todo en lo que se refiere a los gastos ocasionados por un segundo domicilio. Así, la ministra Hazel Blears designó su domicilio londinense como residencia secundaria en los Comunes para percibir ayudas, pero cuando la vendió la declaró como residencia principal para no pagar impuestos sobre la plusvalía. Pese a ello asegura que no ha violado ninguna regla: “He cumplido las reglas de la Cámara y del fisco inglés, sostiene pero entiendo la indignación popular y me molesta profundamente esta situación” Ha prometido reembolsar 15. 000 euros a Hacienda, al igual que otros diputados. Heather Brooke, la periodista que llevó el caso al Tribunal Supremo no hace concesiones a los políticos británicos: “Decididamente, los parlamentarios no han entendido como han cambiado las democracias y sus relaciones con los electores. Se creían que vivían aun en una especie de Estado feudal, de oscuro medievo donde nos contentamos con que gasten alegremente el dinero público sin decir en qué ni por qué” Las consecuencias del escándalo se medirán a principios de junio en las elecciones municipales y europeas.