Última hora

Última hora

Nedim Gürsel: "Los turcos se sienten menospreciados por los europeos"

Leyendo ahora:

Nedim Gürsel: "Los turcos se sienten menospreciados por los europeos"

Tamaño de texto Aa Aa

No es el primer escritor que vive lejos de su país de origen, sin embargo, Nedim Gürsel se presenta a sí mismo como un puente entre dos países y entre Oriente y Occidente.

Huído de su país tras el golpe de Estado de 1980, adquirió la nacionalidad francesa y vive en París, donde es director de investigación en el CNRS y da conferencias sobre Europa, como la que tuvo lugar hace unos días en la Facultad de Ciencias Políticas de La Sorbona. Acusado de blasfemia en su Turquía natal tras la publicación de su libro “Las hijas de Allah” el año pasado, la segunda audiencia de su juicio tendrá lugar el 26 de mayo, aunque la acusación ha pedido que se retiren los cargos en su contra.

euronews : Los europeos se preguntan si Turquía es realmente un país laico y si merece formar parte de la Unión Europea. ¿Qué les diría?

Nedim Gürsel: Mire, yo soy un ferviente partidario de la integración de mi país en la Unión Europea. Es cierto que ahora, con este juicio, me planteo preguntas….¿No estará Turquía derivando hacia un régimen mucho más autoritario? porque evidentemente, eso no sería compatible con ese deseo de Europa que manifiesta Turquía. Pero espero que mi juicio sea un accidente de recorrido. Yo creo que Europa hace bien en plantearse esas preguntas, porque tal vez Turquía no este lista actualmente para entrar en Europa. euronews: ¿No cree que la Unión Europa o más bien los europeos tienen una parte de responsabilidad? en el sentido de que cuando hablan a los turcos, éstos se sienten menospreciados, y se refieren a Europa como a un “club cristiano”. Nedim Gürsel: Sí, yo creo que esa actitud es mal percibida por los turcos porque de alguna forma afecta a su orgullo nacional. Yo estoy contra el nacionalismo. Pero hace mucho que Turquía llama a las puertas de la Unión Europea y siempre se encuentran pretextos para justificar un discurso, digamos de rechazo. Como es el caso en este momento con Merkel y Sarkozy. Turquía es un país musulmán. Pero si Turquía comparte los valores europeos, sería enriquecedor para Europa tener a un país como Turquía en su seno. Pero eso es difícil de admitir para los europeos. No lo dicen, pero la candidatura de Turquía pone a Europa frente a su propia imagen: Europa afirma su identidad y rechaza otra, la de Turquía. Pero tiene que haber una reconciliación. euronews: Hay, de todas formas, progresos en el sentido de una mayor libertad de expresión en Turquía en los últimos años. Está la devolución de la nacionalidad al poeta Nazim Hikmet, y el año pasado el célebre artículo 301 que sanciona la denigración de la nación turca ha sido reformado. Sin embargo, hay organizaciones, individuos que denuncian simples cambios cosméticos. ¿Está de acuerdo con esa interpretación? Nedim Gürsel: En todo caso ha hecho bien en sacar a relucir el caso de Nazim Hikmet, uno de los grandes poetas turcos. Turquía cometió una gran injusticia con este gran poeta al encarcelarlo durante 16 años y condenarlo al exilio. Al final murió en 1963 en Moscú. Nuestro primer ministro declaró recientemente que Nazim Hikmet ha sido rehabilitado, también dijo que Turquía ya no es un país que juzgue a sus escritores. Fui, evidentemente, uno de los que más se alegró. Pero mi juicio es un desmentido evidente de su discurso. Usted hablaba de cambios cosmético, que son pequeños toquecitos…tal vez, pero mejor así, porque hay que ir más lejos en la democratización de Turquía, y sin la perspectiva europea no será posible. euronews: Usted es uno de los signatarios de la carta de excusas a los armenios redactada por un grupo de intelectuales turcos. Pero hay gente que critica esa carta porque no figura la palabra genocidio. Nedim Gürsel: Creo que Turquía debe hacer un verdadero trabajo de memoria. En lo que se refiere a la petición que he firmado creo que es una buena cosa, porque va a hacer que se rompan tabúes…como la religión, el problema armenio que siguen siendo tabúes en la memoria colectiva de los turcos. Lo mismo sucede con la cuestión kurda. Hace aún una década, no se podía ni sacar el tema. No podíamos pronunciar la palabra kurdo. Ahora, el presidente de la República, Abdullah Gül dice que la cuestión kurda es la más importante para nuestro país, asi que hay, si se quiere, una evolución innegable. euronews: ¿Se siente exiliado? Nedim Gürsel: Es un exilio voluntario. No me siento exiliado, porque voy a menudo a Turquía. Mi imaginario se nutre, se alimenta de Turquía, de la historia otomana. He escrito libros históricos, me siento muy apegado a la ciudad de Estambúl. Pero hubo una época, concretamente tras el puch militar del 12 de septiembre de 1980 en la que durante tres años no pude volver a mi país. Entonces si que estaba verdaderamente en el exilio. Por eso escribí un libro que se llama “El último tranvía” en el que expresaba el sentimiento del escritor turco en el exilio: su errar, su apego a la patria, a su ciudad, etc. Ahora no me siento en el exilio, estoy un poco a caballo entre Estambúl y París. Siempre digo que metafóricamente soy también como el puente del Bósforo, que no sólo une dos orillas de un río, la asiática y la europea, sino también al hombre y las culturas, y yo creo que ese es el papel del escritor, porque la literatura es universal, y acerca a los hombres.