Última hora

Última hora

Corea del Norte: la sucesión detrás del ensayo

Leyendo ahora:

Corea del Norte: la sucesión detrás del ensayo

Tamaño de texto Aa Aa

Más delgado y con paso titubeante Kim Jong-il hacía su entrada triunfal en el Parlamento norcoreano el pasado abril.

Era la primera aparición pública del líder comunista norcoreano tras el ataque cerebral que sufrió en agosto de 2008. Ante la élite dirigente, reafirmó su liderato sólo dos días después del lanzamiento de este misil de largo alcance, una provocación en toda regla para la conmunidad internacional. El régimen norcoreano tiene una larga tradición de crisis internacionales provocadas para disparar la tensión y después negociar en posición de fuerza. Es la interpretación de Robert Dujarric, director del Instituto de Estudios Contemporáneos Japoneses: “Intenta ver hasta que punto puede tirar de la cuerda, o tal vez, está cometiendo un error de cálculo. Yo creo que el riesgo de un error nuclear es muy bajo, mientras que la eventualidad de un incidente convencional, por ejemplo en aguas surcoreanas, es mayor” Otros especialistas en Corea creen sin embargo que se trata de una operación de prestigio del líder norcoreano. Muy debilitado a sus 67 años, Kim Jong-Il podría estar intentando reafirmar su control del poder y consolidar el apoyo a su régimen, tanto del aparato como de la población, para asegurar su sucesión. Él mismo había heredado el poder de su padre, Kim Il-sung, llamado “el presidente eterno”. Pero éste si había designado públicamente a su hijo como heredero, mientras que Kim Jong-il guarda el silencio y alimenta el misterio. Sin embargo desde hace meses corren rumores que apuntan que el delfín de la dinastía comunista de Pyong Yang sería el hijo más joven de Kim Jong-il, de quién se ignora prácticamente todo. De hecho no existen fotos suyas de adulto. Su nombre es Kim Jong-Un, su edad incierta y es el tercer hijo de Kim Jong-il. Se ignora si su madre Ko Yong-hui, fue la esposa oficial o la amante de su padre. Educado en Suiza se cree que habla inglés y alemán. Se le atribuyen dotes de mando y un caracter despiadado. “Me siguen pero no puedo decirles nada” era la respuesta del hijo mayor de Kim Jong-il cuando los periodistas le acorralaron en el aeropuerto de Pekín el pasado enero. El secreto de la sucesión está garantizado.