Última hora

Última hora

Magna y sus socios rusos se hacen cargo de Opel

Leyendo ahora:

Magna y sus socios rusos se hacen cargo de Opel

Tamaño de texto Aa Aa

El Ejecutivo alemán ha aceptado la oferta de Magna y sus socios rusoso para adquirir la filial europea de General Motors, Opel.
El grupo austríaco canadiense Magna, tercer fabricante de componentes de automóvil del mundo, cuenta con la ayuda para su operación en Opel del consorcio ruso GAZ y la financiación de la caja de ahorros rusa Sberbank. Su propuesta fue aceptada esta madrugada, tras una maratoniana reunión de casi siete horas, en la que el Gobierno alemán se comprometió a poner en la operación 1.500 millones de euros en forma de avales.
 
Según el ministro alemán de Exteriores, “es una solución que combina la inversión privada con el apoyo público, y cuyo objetivo es proteger las plantas de Opel en Alemania e intentar conservar el mayor número posible de puestos de trabajo”.
 
 
La oferta de Magna prevé una inversión propia de sus socios rusos de unos 700 millones de euros, la mitad de lo que saldrá de las arcas públicas alemanas como créditos hasta que la nueva Opel sea viable.
 
Según un empleado de Opel “de momento continuamos pero no estamos salvados. Depende también de si conseguimos vender los coches”.
 
Otro dice que “habrá que esperar a ver si se pierden o no empleos, cómo quieren reestructurar Opel. Al final nos tocará a nosotros pagar los platos rotos. Pero lo más importante es que de momento, aquí seguimos”.
 
Un acuerdo in extremis, con la casa matriz General
Motors al borde de la suspensión de pagos.
De la crisis de Opel dependen, más allá de sus cuatro plantas alemanas, 55.000 trabajadores en media docena de países europeos.