Última hora

Última hora

Laurent Garnier: "Europa es mi familia, es mi casa"

Leyendo ahora:

Laurent Garnier: "Europa es mi familia, es mi casa"

Tamaño de texto Aa Aa

La música no tiene fronteras y uno de los movimientos más paneuropeos dentro de ésta, es sin duda la música electrónica. De Helsinki a Lisboa, y de Bucarest a Dublín, comparte el mismo idioma. El pinchadiscos francés Laurent Garnier fue uno de sus pioneros y hoy, veinte años más tarde, uno de sus principales protagonistas, europeo y viajero en el alma.

Euronews: Usted viaja mucho. Es Europa una fuente de inspiración para sus mezclas? Laurent Garnier: Por supuesto, pero no sólo Europa. También el mundo. Es verdad que paso más tiempo en Europa que en el resto del mundo, la recorro desde hace veinte años, como el resto del planeta. Trabajo mucho en Inglaterra, Alemania, Bélgica y Holanda. He pasado bastante tiempo en España, en Italia y en Europa del Este, así que claro que es una fuente de inspiración. Se ha convertido en la vida de todos los días: viajar. Euronews : ¿Y viajar tanto hace que se sienta europeo?¿Se siente más europeo, o más bien francés? Laurent Garnier: Me siento completamente europeo. Nunca me he sentido francés. Eso está claro. En mi mente, siempre ha estado claro. Me fui a Inglaterra cuando tenía dieciocho años y cuando uno se va de casa empieza a vivir su propia vida. A mí, me dio la impresión de que mi vida empezó en Inglaterra, mi vida de hombre, de niño mayor. Ya no había nadie que me dijera qué podia hacer y qué no. Me siento mucho más europeo que francés. Siento incluso que es una aberración cuando me dicen que soy francés. Siempre contesto que soy más europeo que francés. Euronews : ¿Y dónde se sitúa Europa en el mapa de la música electrónica? Laurent Garnier: Creo que hace unos veinte años, se reconocía la música electrónica belga, la inglesa y la de Estados Unidos, incluso de ciudades concretas estadounidenses. Se reconocía la música de Chicago o de Detroit o Nueva York. Hay sonidos específicos de cada país, pero… Euronews : ¿Cada hay vez menos? Laurent Garnier: Sí, cada vez menos. En la actualidad los muros han caído. Ya no hay países con personalidad en ese sentido. Sin embargo, sigue habiendo estilos de música que llegan por olas. En este momento hay uno que la gente llama “French Touch”, con cierto sonido francés, pero casi la mitad de los discos que sacan las discográficas francesas son de gente extranjera. Euronews : Así que la globalización ha llegado también a la música electrónica. Laurent Garnier: No hay fronteras. Al principio los productores y los disyóquey de música electrónica eran personas que viajaban mucho. Nadie pensaba en hacer música electrónica solo para su país, salvo al principio del todo. Pero para nosotros, Europa ya estaba aquí desde hacía mucho tiempo. Para mí, Europa es mi familia, mi casa. No vivo en Francia. No soy francés. Me da completamente igual. De hecho, hasta estoy contra esas tonterías. Viajo mucho y no tengo la impresión de que las fronteras están cerradas. De hecho, la cosa más extraña en mi profesión es viajar a algún lado, a Estados Unidos por ejemplo, y tener que esperar veinte minutos en el control de inmigración. Me sigue pareciendo extraño. Euronews : En Francia, se acaba de votar una ley para penar las descargas ilegales en Internet. ¿Para usted, desde la primera descarga el internauta se transforma en un criminal? Laurent Garnier: Criminal, no. Esa palabra es demasiado fuerte. Creo que la gente debería tener en cuenta que cuando van a descargar de manera gratuita un vídeo o música en Internet, para hacer una película, por ejemplo, ha sido necesario el trabajo de entre doscientas y trescientas personas. Si a pesar de eso, alguien va a descargar esa película de la red diciendo que le da igual, está robando. Yo hago música. He elegido hacer música. Con ella, viven entre 10 y 12 personas, sin contar con la discográfica. Tengo a mis propios músicos, ingenieros de sonido, la persona que se ocupa de las luces, de las giras y conciertos, así como mi manager. Así que si mañana ya no vendo discos, toda esa gente acabará en el paro. Hago música desde hace veinte años y decidí vivir de ella aunque no sea simple. Euronews: Entonces está de acuerdo con esa ley o, al menos, comparte su rumbo. Laurent Garnier: Lo que no me gusta en esa ley es la sanción, que consiste en cortar la conexión a Internet. Es tan idiota como cortar el agua, la calefacción o el gas a alguien que ha hecho algo mal y al que se le dice: ‘ahora vas a estar sin calefacción durante todo el invierno. Te vas a pelar de frío y así aprenderás’. No se puede hacer las cosas así. Hoy en día no se puede cortar el acceso a Internet, que se ha convertido en uno de los únicos medios de comunicación. La gente ya no escribe cartas. La gente se comunica por Internet, trabaja a través de Internet, se llama por teléfono a través de Internet, se ve gracias a Internet. Hoy, si no tienes Internet, estás muerto. Así que no sé qué habría que hacer. Quizás habría que decirles: ‘ ahora, por descargar, te reducimos la velocidad de conexión, como al principio de Internet y vas a tardar tres días en descargarte una canción de cinco minutos. Así comprenderás que no hay que hacerlo’. Hay que encontrar otras soluciones”. Euronews : ¿Le interesa la política? Laurent Garnier: Si y no, miro lo que ocurre, pero… Euronews : ¿Hay algún acontecimiento que tenga repercusión en tu trabajo? Laurent Garnier: Bueno, a veces, utilizo acontecimientos políticos en mi música. Creo que mi último grito de protesta, fue durante las elecciones presidenciales francesas en 2002, cuando Jean Marie Le Pen llegó a la segundo vuelta de los comicios. Mi batería era estadounidense y de raza negra. Escribía también textos y al día siguiente de la primera vuelta le pedí que me contara lo que sentía, como extranjero, negro para más colmo, al vivir en un país que podía elegir como presidente a una persona como Le Pen. Le dije: ‘debe doler, ¿no?’. Se puso a hablar del tema enseguida, sin parar, durante diez minutos. Grabé todo y compuse un tema que se llama “First Reaction”, “Primera reacción”. Cualquier músico, en un momento dado, se siente influenciado por lo que ocurre a su alrededor. Pueden ser acontecimientos políticos o cosas que ocurren en casa, en la vida familiar. Todo son influencias. Euronews : Tiene cuarenta y cuatro años y es padre de familia. Laurent Garnier: ¡Cuarenta y tres! Euronews: Cuarenta y tres, perdón. ¿Cómo ve el futuro para su hijo?¿Le va a apoyar para que viaje al extranjero, para que recorra Europa? Laurent Garnier: Para mi mujer, que es inglesa, y para mí está claro. Cuando tenga 16 ó 17 años, le diremos: venga, ya te puedes ir. Eres casi mayor de edad, vete a París o a Inglaterra. Ve a donde quieras. Además, el hecho de vivir en una familia de doble nacionalidad hace que ya hablemos del tema y sólo tiene cinco años. Ya viaja mucho, así que será un verdadero europeo. Eso está claro.