Última hora

Última hora

Los piratas suecos asaltan el Parlamento Europeo

Leyendo ahora:

Los piratas suecos asaltan el Parlamento Europeo

Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones del Parlamento Europeo han dado una buena noticia a los defensores del intercambio de archivos protegidos con copyright en Internet. El Partido Pirata sueco (Pirat Partiet), que quiere renovar las leyes de propiedad intelectual para legalizar el intercambio a través de redes P2P, ha conseguido un escaño de los 18 a los que tiene derecho Suecia, al haber acaparado el 7,1% de los votos.
 
Rick Falkvinge, empresario infórmático de 37 años que fundó el partido en 2006, aseguró que “esta victoria no llega del poder ni de los partidos establecidos, sino de los ciudadanos.”
 
 
EL 23% de los menores de 30 años (un 70% de hombres) votó por este partido, una población normalmente desinteresada por la vida política. 
Esta formación que apuesta también por la supresión de las patentes farmaceúticas obtuvo el 0,6% de los votos en las legislativas de 2006.
Sus partidarios crecieron de manera espectacular a raíz de la condena a un año de prisión a cuatro responsables del sitio web sueco de intercambio de ficheros The Pirate Bay.
 
El Partido Socialdemócrata sueco ha sido el vencedor en Suecia con el 24,6% de los sufragios a su favor en estos comicios en los que el recién creado Partido Pirata, que pretende reformar las leyes de propiedad intelectual por las descargas en Internet, ha conquistado un escaño en Europa.
 
La Lista de Junio, el movimiento euroescéptico, ha sido el gran perdedor. En las elecciones de 2004 obtuvo 3 escaños, situándose como la tercera fuerza más votada, pero hoy no ha logrado ningún asiento en el hemiciclo.
 
En Dinamarca, también los socialdemócratas, en la oposición, han salido victorios de estos comicios con casi el 20,9%,2 de los votos, pese a bajar casi un 10% y perder uno de sus cinco escaños, según los últimos sondeos.
 
Mientras, el Partido Liberal del primer ministro Lars Lokke Rasmussen se sitúa segundo con el 19,6% de las papeletas y matiene sus tres escaños en Estrasburgo.
 
Tanto el Partido Socialista Popular, con el 15,4%, como el ultraderechista Partido Popular Danés, con el 14,1% doblarían su porcentaje de votos y sus escaños, dos para cada uno.
 
Los socialdemócratas daneses, en la oposición, ganaron las europeas del domingo en Dinamarca, con un 21,5% de votos y cuatro escaños, según los resultados definitivos anunciados por el Instituto Nacional de Estadística.
El Partido Socialdemócrata pierde sin embargo un mandato y 11,1 puntos respecto al escrutinio de 2004, debido sobre todo a la ausencia de un cabeza de lista conocido como el ex primer ministro Poul Nyrup Rasmussen, en los anteriores eurocomicios recabó un número récord de votos.
Los liberales en el poder lograron un 20,2% de votos y mantienen sus tres escaños, mientras que los conservadores de la coalición gubernamental conservan su único representante, al obtener un 12,7% (+1,4%).
El Partido del Pueblo Danés (PPD, extrema derecha), principal apoyo parlamentario de la coalición gobernante, logra un 15,3% (+8,5%) y pasa de uno a dos eurodiputados.
El Partido Socialista del Pueblo (oposición), obtuvo 15,9% de votos y dos escaños, el mejor resultado de su historia, mientras que el Movimiento Popular Anti-UE mantendría su único escaño logrado en 2004 con el 7,2% de votos.
La participación subió de 47,9% en 2004 a 59,5% el domingo, debido a la celebración al mismo tiempo de un referéndum sobre la igual mujer-hombre en la línea sucesoria del trono de Dinamarca. Ganó el sí por un 85,4%.
Dinamarca dispone de 13 escaños en el Parlamento Europeo, uno menos que en 2004.
 
 
 
En Finlandia, son justamente los ultranacionalista los que han dado la sopresa. Los votantes finlandeses han castigado a los tres grandes partidos del país, a centristas, conservadores y socialdemócratas, y han decidido dar su apoyo a las fuerzas minoritarias, especialmente a la ultraderecha.
 
La formación ganadora ha sido el conservador Kkoomus, que con el 23,2% de los votos y 3 escaños se convierte en la primera fuerza política de Finlandia, desbancando al Partido de Centro del primer ministro, Matti Vanhanen.
 
Pero el vencedor moral ha sido la formación ultraderechista liderada por el carismático Timo Soini, Verdaderos Finlandeses, que ha conseguido casi el 10% del apoyo popular.