Última hora

Última hora

El ambiente pre-electoral en Irán recuerda al de una "revolución de terciopelo".

Leyendo ahora:

El ambiente pre-electoral en Irán recuerda al de una "revolución de terciopelo".

Tamaño de texto Aa Aa

En estas últimas horas antes de que se celebren las elecciones presidenciales, los iraníes han aprovechado para salir a las calles de Teherán hasta colapsar la circulación en un ambiente festivo como nunca se había visto en esta República Islámica. La población está polarizada y el enfrentamiento dialéctico entre los candidatos ha tocado temas tabú en Irán como la corrupción.

El presidente Mahmud Ahamadineyad se ha permitido incluso lanzar ataques personales contra sus contrincantes, criticando a la mujer de uno de ellos. Cosa nunca vista en Irán. Y para terminar de caldear los ánimos, los 20 minutos extras que anoche le facilitó la televisión estatal para que pusiera la guinda a su discurso ya que la campaña electoral se cerró oficialmente ayer. Para los que no quieren que Ahmadineyad se mantenga en el poder, el candidato es el pro-reformista Mir Hosein Musaví. Primer ministro durante la década de los ochenta, Musaví ha conseguido movilizar al electorado femenino y a los más jóvenes, además de tener de su parte a la clase intelectual iraní. 46 millones de electores están llamados a las urnas. Y la participación se prevé récord. Incluso si en Irán los sondeos no son fiables, es más que probable que un ajustado resultado obligue a celebrar una segunda vuelta.