Última hora

Última hora

Elecciones presidenciales el viernes en Irán

Leyendo ahora:

Elecciones presidenciales el viernes en Irán

Tamaño de texto Aa Aa

La campaña para las presidenciales iraníes cerró ayer con el electorado dividido y una inusitada movilización de los seguidores de los dos principales candidatos.

Nunca antes en la historia de esta República Islámica se había mediatizado de esta manera la pugna electoral, nunca antes un campaña había sido tan cara. Y nunca antes las calles de Teherán habían quedado colapsadas un día tras otro, mientras los candidatos acudían a televisión. Ayer, el presidente Mahmud Ahmadineyad volvió a sacar la artillería pesada ante las cámaras, con un discurso jalonado de ataques personales y acusaciones de corrupción contra anteriores mandatarios, una táctica que nadie había osado utilizar antes en Irán y que ha terminado de fracturar política y socialmente el país. El principal candidato para los que quieren que Ahmadineyad no repita mandato es el pro-reformista Mir Husein Musaví, primer ministro en la década de los ochenta. Uno de sus seguidores explica que Ahamadineyad “ha utilizado la televisión nacional iraní para hacer campaña de forma descarada”, y que ya sólo esto lo descalifica. “Además, todos hemos visto, oído y vivido las consecuencias de sus mentiras”. Una marea verde sostiene a Musaví, en un país donde los sondeos no son fiables y aún así, ya todos dan por sentado que el resultaro será tan ajustado que hará falta una segunda vuelta. Un analista iraní explica que las nuevas tecnologías han jugado un papel muy importante de cara a estas elecciones: “gracias a internet todo lo que se dice puede ser contrastado inmediatamente. La gente reacciona y transmite sus opiniones inmediatamente, gracias también a los mensajes de texto”. 46 millones de iraníes están llamados a las urnas este viernes. Y todo parece apuntar a que el índice de participación batirá récords.