Última hora

Última hora

La asignatura pendiente de Ahmadinejad

Leyendo ahora:

La asignatura pendiente de Ahmadinejad

Tamaño de texto Aa Aa

Al llegar al poder, Ahmadinejad prometió que cada hogar iraní se beneficiaría de la riqueza petrolera del país.

Cuatro años después, el balance económico no da cabida al optimismo: los precios han subido y el paro ha aumentado, igual que el déficit presupuestario. Hoy por hoy, uno de cada cinco iraníes sigue viviendo por debajo del umbral de la pobreza. En Teherán, como en las otras grandes ciudades, la clase media considera que la situación empeora por momentos. “Desde hace 3 o 4 meses, comenta esta mujer los precios suben con frecuencia y ya no se encuentran alimentos tan básicos como las patatas. Aunque estés dispuesto a pagar, no se consiguen” “Yo compro en el bazar porque tengo pocos ingresos señala este hombre Ahora formo parte de la clase pobre” Oficialmente, el índice de inflación ronda el 25% y el de paro sobrepasa el 12% de la población activa, pero según muchos observadores, el gobierno falsea las cifras reales. Como el candidato moderado, Mehdi Karoubi, los adversarios de Ahmadinejad consideran que el presidente saliente es directamente responsable de la inflación. Le acusan además de dilapidar el maná petrolero del país con su política de gasto público. El principal problema para el futuro presidente será la dependencia de los precios del petróleo al vaivén de la demanda. Los ingresos del oro negro representan alrededor del 60% del presupuesto del gobierno en una economía ampliamente controlada por el Estado. Las tensas relaciones con occidente, debido al programa nuclera iraní, limitan el crecimiento y la captación de capitales extranjeros… argumentos que repiten sin cesar los rivales reformistas de Ahmadinejad. Pero sea quién sea el presidente electo, el enderezamiento de la economía y de las finanzas públicas será una misión tan prioritaria como delicada.