Última hora

Última hora

"Tendremos otra Moldavia dentro de 30 años", Natalia Morari

Leyendo ahora:

"Tendremos otra Moldavia dentro de 30 años", Natalia Morari

Tamaño de texto Aa Aa

Chisinau, capital de Moldavia. Esta empobrecida ex república soviética enclavada entre Rumania y Ucrania ha sufrido la agitación política desde las elecciones legislativas el pasado mes de abril. La oposición asegura que los comicios fueron manipulados. El gobernante Partido Comunista hizo caso omiso de esas quejas, pero tendrá que celebrar nuevas elecciones a fines de este verano, al no obtener la mayoría necesaria en el parlamento para lograr la presidencia del país.

Los observadores internacionales no son claros sobre si esas elecciones fueron veraces, sin embargo miles de jóvenes moldavos se lanzaron a las calles en abril, exhibiendo los nombres de centenares de miles de personas fallecidas que aún aparecían como votantes. Una manifestación pacífica organizada por un puñado de activistas de ONGs contra el presunto fraude electoral, degeneró en una concentración violenta. La periodista y activista pro derechos civiles Natalia Morari fue una de los organizadoras de las protestas pacíficas. Morari “persona non grata” en Rusia por haber denunciado casos de corrupción en ese país, ha sido acusada ahora por las autoridades moldavas de haber provocado “desórdenes masivos”. euronews: El Partido Comunista de Moldavia no consiguió la mayoría necesaria en el parlamento. ¿Cree usted que fue una prueba del éxito del movimiento de protesta que usted inició, así como de la labor de otros activistas? N. Morari: No creo que haya que atribuir ese éxito sólo a ese movimiento de protesta, más bien hay que agradecerlo a todo el país. El hecho de que la oposición no votó por un candidato comunista fue una gran prueba que nuestro país pasó muy bien. euronews: ¿Puede explicarnos en más detalle por qué muchos jóvenes critican a los comunistas moldavos y a su gobierno de forma tan multitudinaria? N. Morari: Conozco a mucha gente que mientras esperaba los resultados electorales pensaba… si la oposición gana, me quedaré en este país y continuaré mis estudios o mi negocio. Pero si los comunistas ganan de nuevo, voy a dejar Moldavia por lo menos durante los próximos cuatro años. No tenemos elecciones justas y correctas, simplemente porque no existe libre acceso a los medios de comunicación para todos los participantes políticos. Si viviera a más de 30 km de Chisinau, nunca tendría la oportunidad de ver a los opositores en la televisión, sólo vería a los comunistas desde el atardecer hasta el amanecer. En el caso de que pudiera ver a la oposición los medios nacionales me dirían… son unos criminales, que hicieron esto y lo de más allá, que duermen en el Parlamento y no hacen otra cosa. euronews: En un principio las protestas fueron pacíficas, pero después se tornaron violentas, algunas personas incluso murieron. ¿No lamenta usted el desenlace trágico de esas manifestaciones? N. Morari: Sí, por supuesto. Lo lamento, como toda la gente en este país que tenga algun tipo de responsabilidad por nuestro futuro. Incluso si no hubiera estado allí, me lamentaría por lo ocurrido. Toda esta violencia, es terrible, lo siento por eso. euronews: Moldavia es en gran medida un país desconocido para los europeos. Se le describe como el país más pobre de Europa. ¿Tan mala es la situación de los jóvenes en este país? N. Morari: Todos los jóvenes quieren salir de este país. Este lugar es de los más pobres efectivamente. Sí, tenemos algunas empresas, sí, muchas oportunidades diferentes. Pero, pero… siempre hay muchos peros en Moldavia. Si una empresa empieza a ser rentable, no se crea que va a tener un futuro brillante. Alguien vendrá a tu casa y te dirá: si quiere mantener su negocio deberá darnos una parte de la empresa, de lo contrario terminaras en la cárcel. Ese alguien será sin duda una persona relacionada con la familia gobernante. euronews: Se fue de Moldavia, también, en 2002. ¿Por qué? N. Morari: Mi historia es habitual para cualquier joven de Moldavia. Con los comunistas en el poder, yo sabía que era realmente imposible poder lograr algo aquí. No se puede prosperar en este país. euronews: Entre 2002 y 2007 vivió y trabajó en Rusia. En ese año de 2007 su estancia en Rusia terminó abruptamente. ¿Qué sucedió? N. Morari: Una vez que regresaba de uno de mis viajes, fui detenida en el aeropuerto y me dijeron: lo sentimos, usted no ya no tiene derecho a vivir en Rusia, ni siquiera a ingresar en el país. No me explicaron nada más, sólo se presentaron como “Personas representando a varias instancias”. No me dijeron exactamente quiénes eran, pero precisaron que llevaban un documento del Departamento Central del FSB. El FSB es el servicio de seguridad de Rusia, sucesor del KGB. ¿Cuál es entonces el futuro de Moldavia? Este país ha intentado recientemente estrechar sus lazos con la Unión Europea y es objetivo del Programa de Asociación Europea destinado a promover la democracia. euronews: Muchos jóvenes moldavos han abandonado el país en el pasado y muchos de ellos probablemente lo harán en un futuro próximo. ¿Por qué quiere quedarse aquí? N. Morari: Hay gente que quiere vivir en Manhattan, ser una estrella de cine, o convertirse en médico. Pues bien, yo quiero cambiar las cosas a mi alrededor. Chicos y chicas de esta mentalidad existen, y me considero uno de ellos. Algo va a cambiar si se forma una masa crítica de estas personas que quieren vivir en un país diferente, pero que siga siendo Moldavia. euronews: Se dice a menudo que Moldavia es un país olvidado, aunque tenga fronteras con la Unión Europea. ¿Tiene usted un mensaje que envíar a los políticos europeos? N. Morari: En realidad, tengo entendido que no es asunto de la UE el resolver nuestros problemas, ¿por qué debería hacerlo? Entiendo que sea algo normal para cualquier país o federación. Pero, siempre vamos a tratar de entrar en la UE para obtener puestos de trabajo. En todo caso a Europa le interésa tener un vecino normal. Las autoridades europeas no sólo deben escuchar a los funcionarios moldavos, deben venir aquí más a menudo y hablar con representantes de ONGs, medios de comunicación, y en general todo tipo de gente que vive aquí y no ostenta ningún cargo oficial. EuroNews: ¿Chisinau es una ciudad atractiva para vivir? N. Morari: Depende de nosotros. Podemos hacer de Chisinau una verdadera capital europea, estoy convencido de ello. Danos 30 años más y verás otra ciudad en el mundo, te lo prometo (risas).