Última hora

Última hora

Netanyahu da a Obama un escaso margen de maniobra

Leyendo ahora:

Netanyahu da a Obama un escaso margen de maniobra

Tamaño de texto Aa Aa

El 4 de junio, en El Cairo, Barack Obama pronunció su discurso de reconciliación con el mundo musulmán. El presidente de Estados Unidos pidió a Israel que aceptase el principio de “dos Estados para dos pueblos” y el fin definitivo de la política de colonización en Cisjordania.

“La situación de los palestinos es intolerable sostuvo Obama. Mi país no dará nunca la espalda a su derecho legítimo a vivir con dignidad en un Estado propio”. Estados Unidos no acepta la legitimidad de la continua proliferación de los asentamientos judíos” Una presión sin precedentes del aliado estadounidense a la que el primer ministro israelí respondió ayer. Netanyahu dió un sí con muchos peros a un Estado palestino: condicionó su futura existencia a la desmilitarización y a que Israel sea reconocido como el Estado del pueblo judío con Jerusalén como capital única e indivisible. Los colonos israelíes han respondido positivamente al discurso “Creo que el primer ministro ha estado acertado, señala esta residente en la colonia de Ariel pero también creo que tenemos muchas más cosas que hacer que estar todo el día diciendo a Estados Unidos que vamos a hacer lo que ellos quieran y como quieran. Haremos las cosas a nuestra manera porque somos israelíes y no estamos aquí por el holocausto, sino porque somos judíos” El jefe de gobierno israelí calificó de «no razonable» la segunda exigencia de Obama, y aseguró su gobierno no construirá nuevos asentamientos, pero sí continuará con la edificación en los existentes para acomodarlas a su crecimiento natural. Actualmente en Cisjordania hay cerca de 300.000 israelíes En la localidad Cisjordana de Ramallah, las reacciones oscilan entre la cólera y el fatalismo: “Es como un ladrón que quiere que le regales todo lo que te ha robado sin darte nada a cambio acusa este residente en Ramalah Así es. No hay justicia en el mundo, excepto para los poderosos” “Rechazamos su discurso porque no nos da lo que queremos aáde esta mujer Queremos la vuelta de los refugiados, el derecho al retorno, y queremos que Jerusalén sea nuestra capital”. Netanyahu pretende que los palestinos renuncien a la vuelta de los refugiados expulsados de sus tierras en el 48. Según la Cruz Roja, son más de cuatro millones.