Última hora

Última hora

Esta vez, los estudiantes iraníes no están solos

Leyendo ahora:

Esta vez, los estudiantes iraníes no están solos

Tamaño de texto Aa Aa

En estas imágenes grabadas clandestinamente el lunes, los estudianteses piden la renuncia de Ahmadinejad. Son la punta de lanza de la protesta, y denuncian los intentos del poder para asilarles.

Y sin embargo, la revuelta estudiantil contra el Shah Reza Palevi, en 1979 contribuyó a la victoria de la Revolución Islámica que llevó al poder al régimen de los mollahs. En veinte años, la decepción de los estudiantes se transforma en protesta. En julio de 1999, dos años después de la elección del reformista Mohamed Jatami, los estudiantes pierden la paciencia. En lugar de las reformas prometidas, la prensa vuelve a estar amordazada. Tras cinco días de protestas, el movimiento es reprimido con dureza. Pero los estudiantes no se resignan. En 2003 vuelven a echarse a las calles pese a la ominipresente vigilancia policial. Reclaman reformas y más libertad. Pero su movimiento no obtiene el apoyo explícito del resto de la sociedad iraní. Elegido presidente en 2005, Mahmud Ahmadinejad se convierte en la bestia negra de los estudiantes. Algunos se atreven incluso a abuchearle durante esta intervención del presidente iraní en la Universidad de Teherán en 2006. Los medios oficiales silencian el incidente, muy revelador del hastío de la juventud iraní. Esta vez, a diferencia de hace diez años, los estudiantes no están sólos en las manifestaciones. Otros iraníes se les han unido. Muchos de ellos dicen haber votado por Musaví para poner fin al clima de aislamiento que reina en el país desde la llegada de Ahmadinejad al poder.