Última hora

Última hora

Tres ingógnitas y una cumbre contrareloj

Leyendo ahora:

Tres ingógnitas y una cumbre contrareloj

Tamaño de texto Aa Aa

Comienzan dos días de negociaciones maratonianas en Bruselas. Los jefes de Estado y de Gobierno tienen la mirada puesta en José Manuel Barroso, el presidente de la Comisión Europea debe pasar esta noche un examen oral, para presentar su programa. En principio los ventisiete respaldan su candidatura para un segundo mandato al frente de la Comisión. Pero Francia y Alemania le han puesto contra las cuerdas y aunque le apoyan, el eje franco-alemán espera obtener las carteras más importantes en el próximo ejecutivo comunitario.

La presidencia checa tambien confía en que se tomen medidas claras para reformar el sistema financiero, con el fin de protegerlo y hacerlo más transparente. Pero los planes de Bruselas de crear instancias supranacionales de supervisión no son vistos con buenos ojos por Londres. La tercera prueba de fuego es el futuro del Tratado de Lisboa. Se espera que el primer ministro irlandés Brian Cowen anuncie la fecha en la que se convocará un nuevo referendum sobre el texto. Aunque antes, exige obtener garantías para que el sistema impositivo irlandés, la neutralidad militar y las leyes sobre el aborto queden preservados. Una de las grandes incógnitas de la cumbre es qué forma jurídica tendrán esas garantías. Lo que Irlanda ya se ha ganado es el compromiso a mantener a un comisario en el ejecutivo comunitario, aunque la talla del mismo merme una vez que Lisboa entre en vigor.