Última hora

Última hora

La falta de líder condiciona al movimiento opositor iraní

Leyendo ahora:

La falta de líder condiciona al movimiento opositor iraní

Tamaño de texto Aa Aa

El pulso continúa, y no sólo en las calles. El llamamiento a mantener una jornada de luto el jueves del candidato reformista Mehdi Karoubi es un desafío más a Ahmadineyad y al poder que le sostiene.

La detención y posterior liberación de Faezeh Hachémi, la hija del ex presidente Akbar Hachemi Rafsandjani, que apoyó a Musaví y las manifestaciones de protesta es un ejemplo más de los enfrentamientos que existen en el seno mismo del régimen, como destaca Firouzeh Navahandi, analista política: “Lo que sucede en Irán es una lucha de poder, como ha habido siempre señala. Esto no es más que el último ejemplo…como en Irán no puede darse una verdadera lucha política dado el contexto, la forma de poder, hay una lucha perpétua de personalidades” El gran Ayatolá Hossein Ali Montazeri, el disidente más antiguo del clero chíi, también ha llamado a mantener tres días de luto por los muertos. El que fuera uno de los principales artífices de la revolución de 1979, condenado a arresto domiciliario desde hace muchos años en Qom, sostiene que “la religión prohibe oponerse a las exigencias populares”. “Me parece destaca Navahandi que por primera vez, y eso también es interesante en el caso Irán, las reivindicaciones para que haya una separación de los poderes religioso y político parten de la población, de la multitud, y ese no ha sido el caso a lo largo del siglo XX, porque ha habido intentos de laicismo desde la cúpula que han fracasado. La campaña electoral dió al mundo otra imagen de Irán; la de una sociedad urbana, joven y con una importante presencia de mujeres. Pero ¿qué salidas tiene el movimiento de oposición? Navahandi no se muestra optimista: “Mucho me temo que la situación o bien puede degenerar y volverse incontrolable o que haya una represión salvaje porque en Irán no hay un verdadero líder, y esa es la principal debilidad que observamos. No es un movimiento revolucionario con un programa y reivindicaciones claras.”