Última hora

Última hora

Un millar de iraníes volvieron a arriesgar ayer sus vidas manifestándose en las calles de Teherán

Leyendo ahora:

Un millar de iraníes volvieron a arriesgar ayer sus vidas manifestándose en las calles de Teherán

Tamaño de texto Aa Aa

La brutalidad de la policía y las milicias no han conseguido sofocar por completo el movimiento opositor, que denuncia fraude en las pasadas elecciones.

Y la respuesta del régimen iraní es endurecer aún más la represión. De la intervención del cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria y los milicianos islámicos Basij un paso más en la determinación del régimen de acabar con las protestas se sabe poco más allá de las contadas imágenes. A falta de prensa extranjera, son los propios manifestantes los que consiguen enviarlas a occidente a través de Internet. Mientras que el Consejo de Guardianes admitió ayer posibles irregularidades que afectarían a tres millones de votos sin que por ello se den por falseados los resultados la Unión Europea ha rechazado las acusaciones de injerencia por parte de las autoridades iraníes e insiste en condenar el uso de la fuerza contra civiles. El Gobierno de Teherán ha intensificado sus críticas a las potencias occidentales, a las que acusa de instigar los disturbios. Mientras tanto, desde Occidente, la resistencia iraní ha elevado al rango de mártires a las víctimas mortales de los enfrentamientos. En concreto a la joven Neda, asesinada a tiros. Incluso ha comenzado a llamarse con su nombre la calle donde la mataron. Desde que su imagen desangrándose apareciera en Youtube, Neda se ha convertido en el símbolo de la contestación popular iraní y de su represión.