Última hora

Última hora

UE: Críticas contra Irán, pero no sanciones

Leyendo ahora:

UE: Críticas contra Irán, pero no sanciones

Tamaño de texto Aa Aa

Son germano-iraníes, franco-iraníes o italo-iraníes y desde las presidenciales iraníes manifiestan su descontento con tanta perseverancia como sus conciudadanos de Irán.

En Europa, la reelección de Ahmadinejad, las alegaciones de fraude y la represión del régimen ha provocado una oleada de indignación también en los gobiernos…

La semana pasada, al margen de la cumbre europea, varios jefes de Estado expresaron su preocupación y pidieron a Irán que procediese a un nuevo recuento de las papeletas. Teherán respondió con una acusación de injerencia.

Una vez más, las presiones no vinieron de un frente unido. Pero para la comisaria europea de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, llegado el caso Europa sabrá hablar con una sola voz:

“Estoy segura de que ahora todo el mundo quiere dar una oportunidad al diálogo, pero habrá que ver si es posible dada la difícil situación interna. Si no hay diálogo, si las negociaciones no dan resultado, la cuestión de las sanciones reaparecerá y estoy segura de que los europeos estudiarán todos los detalles de qué sanciones y de qué forma deben ser aplicadas, y estoy segura de que conseguirán ponerse de acuerdo”

Lo cierto es que por ahora, tal y como sucedió con el dossier nuclear, Europa no ha propuesto alternativas al diálogo. El fracaso de la troika europea en 2006 condujo a los negociadores franceses, británicos y alemanes a llevar el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en contra de la opinión de muchos países de la UE. Porque en el fondo, la cuestión de las sanciones plantea problemas serios a la Unión, como señala Shada Islam, analista política:

“Por ahora no habrá negociaciones sobre las sanciones económicas o comerciales contra Irán, y eso por varias razones: Irán es una lucrativa zona de negocios para la Unión Europea. La UE ya sea Francia, Alemania o Italia, vende mercancías por valor de miles de millones de euros a Irán y ahora no va a recortar ese negocio, especialmente en tiempos de crisis económica. Por otra parte Irán es un importante suministrador de crudo a Europa, asi que en unos momentos en los que el Viejo Continente intenta diversificar su seguridad energética, y con Rusia planteando problemas, tampoco creo que vayan a optar por empeorar sus relaciones con Irán”

Desde el año pasado, la Unión Europea es el primer socio comercial de Irán después de Rusia. Exporta miles de millones de euros de productos manofacturados y Teherán es el sexto suministrador de energía a los países europeos. Intereses obligan; las críticas van a una velocidad, y las medidas concretas, a otra.