Última hora

Última hora

Suecia recibe un legado de la República Checa difícil de digerir

Leyendo ahora:

Suecia recibe un legado de la República Checa difícil de digerir

Tamaño de texto Aa Aa

La herencia que recibe Suecia le dará más de un dolor de cabeza, aunque esta no era, sin duda, la intención que tuvo la República Checa al elegir un barril de cerveza como símbolo del relevo a la cabeza de la Unión Europea. El país tiene el récord del mundo de consumo de cerveza por habitante.

El mandato de Praga comenzó el 1 de enero con la crisis del gas, consecuencia del conflicto entre Kiev y Moscú, aún, sin resolver. Como tampoco lo está la crisis institucional agravada por la tardanza del presidente checo, el euroescéptico Vaclav Klaus, en firmar el Tratado de Lisboa. Las disputas políticas nacionales precipitaron la caída imprevista del gobierno liberal de Mirek Topolanek, en medio de la presidencia de la UE. Jan Fischer, un alto funcionario sin experiencia política asumió el Gobierno checo y de la UE, y decidió no quedarse de manos cruzadas Lanzó el proceso de confirmación del portugués José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión Europea, y dió el golpe de gracia final en la última cumbre europea desbloqueando el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa. Pragá allanó el camino a la organización de un nuevo referéndum en Irlanda. Desorganizada, imprevisible, así tildan algunos políticos la presidencia checa de la UE, y polémica, sobre todo por la escultura realizada por el artista checo, David Cerny, legada a Bruselas. Se trata de un rompecabezas gigante que resume cada país europeo con un estereotipo satírico.