Última hora

La importancia del control de la provincia de Helmand es enorme, pues los talibanes exprimen el abundante opio que producen sus campos para financiar la guerra. La insurgencia está tan implantada en este territorio que ha logrado repeler a las fuerzas de británicas, el contingente de la ISAF desplegado en la zona.

La nueva estrategia diseñada por la administración Obama prevé incrementar su presencia militar en Afganistán desde los casi 30.000 soldados actuales hasta 68.000 de aquí a finales de año. También reclama mayores esfuerzos a los aliados, que tienen 61.000 efectivos, y al ejército afgano, que actualmente cuenta con cerca de noventa mil. Se cree que en Helmand se encuentran entre 10.000 y 20.000 combatientes talibanes. Están fuertemente armados y conocen bien el terreno. El Pentágono desea desalojarlos cuanto antes para facilitar la celebración de las elecciones presidenciales, previstas para el próximo 20 de agosto.