Última hora

Última hora

"La confianza de los hogares es clave para la recuperación", Jean-Claude Trichet, presidente del BCE

Leyendo ahora:

"La confianza de los hogares es clave para la recuperación", Jean-Claude Trichet, presidente del BCE

Tamaño de texto Aa Aa

Son tiempos de crisis. El Banco Central Europeo ha aplicado repetidamente su alquimia monetaria para tratar de lograr una verdadera reactivación, pero sin lograrlo. EuroNews entrevista en exclusiva al presidente de la institución Jean-Claude Trichet en el cuartel general de la institución: Fráncfort.

A pesar de la recesión y el riesgo creciente de deflación, el BCE no ha querido conceder más rebajas monetarias, aunque ha recurrido a masivas inyecciones de liquidez. Trichet defenderá ante el G8 una política económica mundial que apunte a reducir los ciclos de montaña rusa. euronews: Inflexible. Con este calificativo han descrito algunos comentaristas la posición del BCE, que este jueves, sin sorpresas ha optado por el status quo al mantener su tipo de interés central en el 1%. Todo un desaire a la postura de la OCDE que pedía un recorte. ¿Cuáles son los riesgos de reducir más el tipo de interés? Trichet: Como usted sabe, hemos adoptado una serie de decisiones no convencionales. Acabamos de proceder a una operación de préstamo a un año por algo más de 440.000 millones de euros en beneficio de los bancos comerciales de la zona euro. Nunca antes un banco central había proporcionado tanta liquidez a las entidades con las que trabaja. Así que le diría que lo que hemos hecho es extremadamente audaz. Al mismo tiempo, vuelvo a decir como ya dije hace dos meses, y como repetí hace unas semanas, que todavía no habíamos decidido que ese tipo de interés era el más bajo que pudiera conseguirse, teniendo en cuenta toda una serie de elementos nuevos, hechos y análisis nuevos, que replantean lo que podemos hacer. Pero al día de hoy las tasas son las apropiadas. euronews: Algunos consideran que el BCE no apoya lo suficiente la economía de la zona euro, que el BCE subestima la importancia del riesgo de deflación. Por primera vez, hemos visto retroceder los precios de la zona euro en junio. Usted mismo había dicho que ese riesgo de deflación es limitado. ¿Sigue pensando lo mismo en estos momentos? Trichet: Sí. Tenemos la capacidad de anclar sólidamente las expectativas de inflación futura. Esto nos protege frente a los riesgos de inflación, también nos pone a salvo de que se materialice el riesgo de deflación. Es decir el riesgo de inflación negativa persistente durante un largo periodo, con unas expectativas igualmente negativas. De hecho, hemos logrado anclar muy bien esas expectativas en torno al 1,9% dentro de una perspectiva a medio y largo plazo. Todo esto está en consonancia con nuestra definición de estabilidad de precios, la cual se sitúa en menos del 2%, pero cerca del 2%. Nuevamente tengo que decir que sería erróneo presentar de tímida la política del Consejo de Gobernadores del Banco Central Europeo. De hecho, hemos sido los primeros en toda una serie de medidas. Ningún banco central del mundo ha refinanciado a las entidades comerciales con nada menos que 440.000 millones de euros ! euronews: ¿Tiene usted la confianza de los bancos? Es verdad que 442.000 millones de euros en préstamos al 1% a los bancos es una cifra enorme, todo un festín para las entidades que deberán prestar a particulares y empresas en condiciones más favorables. Pero si leemos lo que dicen algunos expertos, nada garantiza que esos bancos conceden más y mejores créditos… Trichet: Pedimos a los bancos precisamente que repercutan en los préstamos al conjunto de sus clientes estos esfuerzos que está haciendo el Banco Central Europeo y que, repito, son considerables. También les pedimos que refuercen sus balances, les pedimos que aprovechen las ofertas de recapitalización que ofrecen los gobiernos. Tampoco deben dudar de acudir al mercado para captar más fondos propios. Porque todo esto es esencial para permitir que el sector financiero funcione de la manera más eficaz posible. euronews: Cada cual hace sus pronósticos sobre las posibilidades de recuperación económica. Los más optimistas hablan de 2009 en Estados Unidos. Usted ha apuntado que sea hacia 2010. ¿Sigue todavía manteniendo esa opinión? ¿El escenario de recuperación de 2010, no es acaso optimista? Trichet: El personal del Banco Central Europeo está de acuerdo en este punto con la casi totalidad de instituciones internacionales y analistas públicos y privados que preven una caída de la actividad, una caída que se ralentizará durante el resto de este año, tras sufrirse un descenso muy importante en los tres primeros meses del año. En resumen, una ralentización de la actividad hasta fines de año, una estabilización hacia diciembre y una reactivación hacia la segunda parte del año 2010. En torno a este escenario de base hay muchas incertidumbres, negativas y positivas. Pero yo diría que el futuro no está todavía escrito. Y el futuro depende de lo que cada uno de nosotros haga. En primer lugar, de cómo se comporten los hogares en el cojunto de países de la zona euro. euronews: A pesar de las señales de recuperación y no obstante toda la confianza que se pueda lograr, lo cierto es que las empresas no van a volver a contratar de un día para el otro. ¿Así que habrá que esperar que tengamos por delante muchos años de desempleo, en todo caso tasas de paro muy importantes durante un buen tiempo? Trichet: Esto es totalmente cierto. Lo hemos dicho nosotros mismos en el Consejo de Gobernadores. Hemos constatado un aumento del desempleo en el conjunto de los países industrializados y en la zona euro, que va a continuar. El aumento del paro corresponde desgraciadamente a la caída de la actividad que, cómo hemos observado, tiene efectos de retrasos. Las familias tiene ellas mismas la capacidad de contribuir de manera impresionante a la recuperación. Si tienen más confianza, entonces consumirán más, con lo cual las empresas decidirán reinvertir. Nuevamente la clave es la confianza. euronews: Hablando ahora de regulación de los mercados. Las opiniones están divididas en el G8, por un lado se ve una línea dura suscrita por Francia y Alemania, y por otro lado un enfoque flexible, anglosajon. ¿Dónde se sitúa el BCE en este debate? Trichet: No estoy seguro de que esta oposición entre dos escuelas llegue a caracterizar bien la situación actual. Yo lo que veo, más bien, es un gran consenso para que se camine lo más rápidamente posible hacia una reglamentación de mejor calidad, que nos permita una mayor transparencia, en la que se evite el “cortoplacismo” que ha sido devastador para todos los mercados financieros y para la economía en general. De un periodo de bonanza económica se ha pasado a la fase que estamos viviendo actualmente. Es una etapa muy, muy difícil que viene a ser de alguna forma la simetría en negativo de aquel periodo anormal de boom. Tenemos que lograr que las fluctuaciones sean menos extremas, y sobre ello ya existe un consenso internacional. La BCE participa activamente en defender esta postura. No se nos perdonaría que se volviera a la misma situación. Nuestros conciudadanos no nos lo perdonarían, y tendrían razón.