Última hora

Última hora

El presidente chino relaciona la revuelta uigur con Al Qaeda

Leyendo ahora:

El presidente chino relaciona la revuelta uigur con Al Qaeda

Tamaño de texto Aa Aa

Pekín reitera su amenaza de ejecutar a los responsables del estallido de violencia étnica en Urumqi. Decenas de miles de soldados chinos están desplegados desde el miérciles en esta ciudad de 2 millones de habitantes para separar los barrios de musulmanes uigures de los de la comunidad han, mayoritaria en China. A estos últimos, no le ha gustado mucho que los militares pongan freno a sus ansias de venganza: “Estamos muy enfandados decía un joven han. Los uigures han matado a 150 de los nuestros y la policía no ha hecho nada. Encima nos arrestan. Estamos muy enfadados”.

La ola de violencia étnica que inflama desde hace unos días la región occidental de Xinjiang, de mayoría musulmana y con tensiones separatistas, ha dejado oficialmente 156 muertos y más de 1.000 heridos. El exilio uigur habla de más de 800 fallecidos, la mayoría en sus filas. Además hay unos 1.500 detenidos: “No sé dónde está mi marido se lamentaba una mujer uigur. Mucha gente ha desaparecido y nadie sabe dónde están”. Los uigures se quejan de haber quedado al margen del desarrollo económico chino y de que la propaganda oficial les asimile a terroristas. El miedo se ha apoderado de muchos, y algunos llevan días esperando para conseguir un billete de autobús que les saque de la ciudad. Mientras tanto, la televisión pública martillea el mensaje de reconciliación étnica pronunciado por el presidente Hu Jintao tras su precipidado regreso de la cumbre del G8, que tuvo que abandonar debido a la gravedad de la crisis. Hu ha relacionado a los responsables de la revuelta con Al Qaeda y ha prometido castigarlos severamente.