Última hora

Última hora

Los emergentes se resisten a firmar los objetivos medioambientales

Leyendo ahora:

Los emergentes se resisten a firmar los objetivos medioambientales

Tamaño de texto Aa Aa

Sin ellos, no tiene sentido alcanzar un acuerdo. Los países del G5 reclaman un mayor protagonismo en l´Aquila conscientes del peso que tienen en la escena internacional. Saben que su papel será clave en los próximos años y que sus necesidades no siempre coinciden con las de las grandes potencias mundiales, como explicaba el presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva.

“Sobre la mesa tenemos dosieres extremadamente importantes decía, como la cuestión de la seguridad alimentaria, que para nosotros es prioritaria ya que puede minar la soberanía de un país”. El cambio climático también les toca de cerca, aunque recuerdan que si el planeta se está derritiendo no es por su culpa, de ahí sus reticencias a suscribir los objetivos del G8 para el próximo medio siglo. “Precisamente, los países menos desarrollados decía el presidente mexicano, Felipe Calderón han sido los menos responsables en el calentamiento global. Pero, a su vez, son los países que más están sufriendo las consecuencias del cambio climático en el mundo”. Para obtener su apoyo, los países más industrializados tendrán por tanto que ofrecerles los medios adecuados para dar el salto a las energías renovables. La pelota vuelve a estar en el tejado del G8. “El G5 ha demostrado en l´Aquila que ya no es un mero espectador o invitado a las cumbres del G8 concluye el analista Constatino de Miguel. Y a partir de 2010 creará un ente autónomo para hacer valer su propia visión de cómo debe ser el nuevo orden económico internacional”.