Última hora

Última hora

Los resultados concretos de la cumbre

Leyendo ahora:

Los resultados concretos de la cumbre

Tamaño de texto Aa Aa

La imágen que más se recordará de esta cumbre será, quizá, el apretón de manos entre Barack Obama y Moamar Gadafi. Un momento histórico, que pone fin a varias décadas de desacuerdos entre Estados Unidos y Libia.

Sin embargo, no era ese el objetivo del encuentro. La máxima prioridad era alcanzar un acuerdo medioambiental para frenar el recalentamiento terrestre que no ha sido posible. Los países del G8 se han comprometido a reducir en un 80% sus emisiones de CO2 antes de 2050, pero las potencias emergentes no han respaldado esa iniciativa. El debate se pospone hasta la próxima cumbre del G20. El mayor logro, tiene que ver con la seguridad alimentaria. El G8 desbloqueará 20.000 millones de dólares para luchar contra el hambre en el tercer mundo. Ese dinero se destinará a proyectos de desarrollo agrícola en un momento en el que el precio de los alimentos se ha disparado. No se trata de ayuda humanitaria, sino de inversiones para que los países más pobres de África y Asia consigan producir al menos lo que necesitan sus habitantes para subsistir. Ahora habrá que ver si las promesas se cumplen o se las lleva el viento, como temen los líderes africanos. Los países del G8 tienen tres años para cumplir su palabra. El otro éxito de la cumbre, si puede llamarse así, es el acuerdo que con años de retraso han alcanzado los líderes mundiales para desbloquear el año que viene la ronda de Doha del comercio mundial.