Última hora

Última hora

La muerte de Estemirova pone en juicio la aparente tranquilidad en la pacificada Chechenia

Leyendo ahora:

La muerte de Estemirova pone en juicio la aparente tranquilidad en la pacificada Chechenia

Tamaño de texto Aa Aa

Grozni pacificada y renovada. Una imagen de la capital chechena que se ha visto empañada por el asesinato de Natalia Estemirova. Un crimen que vuelve a poner en tela de juicio a Rusia, cuyas autoridades hábían anunciado el pasado abril el final de la operación anterrorista iniciada en 1999.

Por primera vez en cinco años, el pasado 9 de mayo las tropas chechenas desfilaron por Grozni, mostrando su capacidad para hacerse cargo de la seguridad en la república ante la retirada prevista en septiembre de 20.000 soldados rusos. Con ello aumentará además la influencia del presidente checheno Ramzan Kadyrov, en el poder desde 2007. “Aquí reina la ley, en el territorio de la República de Chechenia. Aún quedan algunos bandidos ahí fuera, decenas, pero cada día los vamos cazando, vamos acabando con ellos. Tenemos instituciones especiales para encargarse de ellos, como el Ministerio del Interior. Nuestro Gobierno está haciendo su trabajo y con el esfuerzo de todos tenemos prosperidad, estabilidad y la gente es feliz”, decía el Kadyrov. En junio de 2008 Grozni estaba aún llena de obras, debido al plan acelerado de reconstrucción lanzado por Kadyrov. La presencia militar y policial en las calles era elevada, con el fin de evitar atentados. La situación había mejorado, como reconocía entonces Natalia Estemirova: “Ahora se registran muchos menos casos de secuestros, aunque eso no quiere decir que hayan cesado. Antes la gente desaparecía completamente, ahora la mayoría regresan a casa 2 ó 3 días después, tras recibir una paliza. Estas personas prefieren no contar a nadie lo ocurrido y eso genera una especie de crimen oculto. En Chechenia el crimen oculto es muy elevado” Estemirova era una de las pocas voces que criticaba abiertamente el autoritarismo de Kadyrov, como por ejemplo la imposición a las mujeres de llevar pañuelo, obligatorio en los colegios desde 2008: “Creo que es fruto del deseo de instaurar una dictadura y someter a cierta parte de la población. Los hombres guardan silencio, y no dicen que eso está mal, que contradice la tradición, porque sólo un marido, padre o hermano puede decirle a una mujer: Ponte un pañuelo”. Este 2009 Kadyrov llegó a solicitar a los hombres que tomasen una segunda esposa, siguiendo la tradición musulmana. Su razonamiento: que en Chechenia hay muchas más mujeres que hombers, y todas ellas necesitan encontrar su sitio en la vida.