Última hora

Última hora

Apolo 11: La misión que hizo realidad el sueño de pisar la Luna

Leyendo ahora:

Apolo 11: La misión que hizo realidad el sueño de pisar la Luna

Tamaño de texto Aa Aa

El 16 de julio de 1969 Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Mike Collins embarcaron en la nave Apolo 11, encaramada a lo alto del cohete Saturno V.

El enorme cohete despegó desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, en Florida, a las 13 horas y 32 minutos GMT. Era el comienzo de una misión con una fuerte conontación política: llegar a la luna antes que los soviéticos. El Presidente Kennedy había anunciado en mayo de 1961 la determinación de Estados Unidos de “llevar a un hombre a la Luna antes del final de la década”. El viaje a la Luna duró cuatro días. Mientras que Mike Collins se quedó en órbita, el módulo lunar “Eagle”, pilotado manualmente por “Buzz” Aldrin debido a los problemas surgidos en el ordenador de a bordo, se posó en el conocido como “Mar de la Tranquilidad” a las 12:56 GMT del 21 de julio. “Según descendían y Armstrong buscaba un lugar donde posarse, se iban quedando sin combustible. Alunizaron cuando les quedaba menos de un minuto para tener que abortar”, explica Andrew Chaikin, historiador de las misiones Apolo. Poco después Armstrong informaba al centro de control de que el “Eagle” había alunizado y pronunciaba la frase conocida por todos: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”. Eran las 2 horas y 56 minutos GMT. El evento fue seguido por millones de personas a traves de la televisión y el Presidente Richard Nixón pudo hablar con los dos primeros hombres en pisar la Luna. El 24 de julio, la cápsula con los 3 astronautas a bordo amerizó en el Pacífico. Llegaron con 21 kilos de rocas lunares y numerosas fotos. Recibidos como auténticos héroes, 40 años después, “Buzz” Aldrin sigue con los pies en la tierra: “Fuimos allí para hacer un trabajo, no para contestar a preguntas simples de la gente durante los siguientes cuarenta años del tipo: “¿Qué sintió en la luna”? No fuimos allí para eso”. Aldrin, Collins y Armstrong siguieron después caminos separados, pero los tres hombres estarán unidos para siempre por este primer viaje a la Luna, con el que hicieron realidad un viejo sueño de la humanidad.