Última hora

Última hora

Asia y el Pacífico asistieron esta madrugada al mayor eclipse de sol del siglo

Leyendo ahora:

Asia y el Pacífico asistieron esta madrugada al mayor eclipse de sol del siglo

Tamaño de texto Aa Aa

Millones de personas en Asia y el Pacífico han sido testigos, esta madrugada, del eclipse de sol más largo del siglo.

Un espectáculo impresionante y gratuito, que ha levantado tanta expectación como supersticiones. En la ciudad sagrada de Benarés, situada a orillas del río Ganges, se celebraron ceremonias religiosas con las que conjurar el mal augurio ya que en la mitología hindú los eclipses son cosa del demonio. Mientras algunos rezaban para que el sol volviera a aparecer, otros lo que conjuraban eran los rigores del monzón y las nubes para poder verlo: “al final habré visto un ochenta y cinco por ciento”, dice un hombre sonriendo. La visibilidad de un eclipse depende del movimiento de rotación, y en este caso sólo el norte de la India, Nepal, Bután, China y el sur del Japón pudieron presenciar en su plenitud la ocultación del sol por la Luna en pleno día. La polución cubría el cielo de Pekín, cuyos habitantes no pudieron disfrutar como hubieran querido del fenómeno del que los medios oficiales chinos llevaban días hablando. En Japón, telescopios, gafas, protectores oculares, binoculares y cámaras fotográficas… todo valía para apreciar lo mejor posible el eclipse, que allí ha alcanzado su máxima duración. Seis minutos y medio. “Tenía miedo del mal tiempo, pero al final he visto todo, hasta la corona solar, el anillo blanco alrededor del círculo oscuro, como una cosa de ciencia ficción”. “La luna se ha comido al sol”, resumía con sus propias palabras un niño el fenómeno, que no se verá superado por otro de similar duración hasta el año 2132.