Última hora

Última hora

Nuevo varapalo de Bruselas a Bulgaria y Rumanía por no atajar la corrupción

Leyendo ahora:

Nuevo varapalo de Bruselas a Bulgaria y Rumanía por no atajar la corrupción

Tamaño de texto Aa Aa

Desde que entraron en la Unión hace dos años, la Comisión Europea vigila de cerca a estos dos países. El último informe anual es practicamente un calco del anterior: ha habido progresos pero no son suficientes; el crimen organizado sigue presente y la corrupción, también. Bruselas acusa a las élites dirigentes de ineficacia.

La vice-primera ministra búlgara del gobierno saliente asume. Meglena Plugchieva ha declarado que comparte “a postura de la Comisión: el proceso debería y tendría que haberse acelerado. Es relativamente lento y necesitamos seguir trabajando en el mecanismo de cooperación y verificación”. El esfuerzo recaerá ahora en el derecha, ganadora de las legislativas de julio. Debido a las malversaciones en la gestión de los fondos comunitarios en Bulgaria, la Comisión bloqueó ochocientos millones de euros de los fondos comunitarios. Bruselas ha redactado ventiún recomendaciones para Bulgaria y dieciséis para Rumanía. Johannes Laitenberger, portavoz del ejecutivo destaca que “el gobierno rumano ha planteado propuestas de reformas importantes, adoptando el código penal y civil. Sin embargo, el esfuerzo para realizar estas reformas sigue siendo demasiado fragmentado y el proceso, se politiza mucho, a veces”. A Bucarest se le reprocha entre otras cosas, la lentitud de la justicia en los procesos contra casos de corrupción de altos cargos. Pese al rapapolvo, los dos vecinos balcánicos evitan la aplicación de la claúsula de salvaguardia, una especie de sanción, por la que la Unión podría negarse a reconocer las decisiones de justicia de ambos países.