Última hora

Última hora

Pandemia mundial, soluciones locales

Leyendo ahora:

Pandemia mundial, soluciones locales

Tamaño de texto Aa Aa

Cuatro meses después de la aparición de la gripe A, las autoridades sanitarias mundiales dudan sobre el tipo de medidas que deben adoptar.

En abril, México se convirtió en el primer país en activar el nivel de alerta máxima. Durante diez días, la mayor parte de los edificios públicos se mantuvieron cerrados, la población fue obligada a llevar máscaras, entre otras medidas que no impidieron, sin embargo, que el virus se propagase. “Toda coordinación es poca y aunque todo el mundo hace lo que puede el resultado aún no es satisfactorio, pese a los esfuerzos de los organismos europeos. Vemos por ejemplo, que es más fácil entenderse cuando se trata de un tema veterinario que cuando ataña a problemas sanitarios humanos”, comenta el virólogo Mark Van Ranst. En pleno invierno, el hemisferio sur teme un recrudecimiento de la pandemia, en países como Argentina, uno de los más afectados, el gobierno ha decidido poner a los hospitales en pie de guerra. Por su parte, el gobierno francés ha decidio reconducir a los enfermos de las salas de urgencias a los médicos de cabecera que piden a su vez a las autoridades que refuercen las campañas de prevención. Aún no se sabe muy bien cómo serán acogidos estos nuevos enfermos en las salas de espera. Un kit de prevención ha sido distribuido a los médicos. Para acceder a una máscara de protección o a un tratamiento antiviral es necesario una receta médica. “Tenemos que estar preparados y creo que es necesario almacenar tratamientos antivirales. Sin embargo, la mejor medicación es la que no se da. Vemos que hay muchos estados que reparten, alegremente, estos tratamientos. Esto, primero, reducirá las reservas de cada país y, segundo, si la epidemia regresa con fuerza, estonces, no se podrá utilizar lo ya gastado”, añade Mark Van Ranst. Los gobiernos quieren evitar la alarma a pesar de la rápida propagación de la pandemia. La OMS dejó de contabilizar el número de nuevos casos el pasado 16 de julio. Las autoridades sanitarias barajan ya la posibilidad de cerrar, temporalmente, los espacios públicos e incluso de limitar los desplazamientos transfronterizos.