Última hora

Última hora

Kiev versus Moscú, los ortodoxos relanzan sus aspiraciones nacionalistas con la visita de Kirill

Leyendo ahora:

Kiev versus Moscú, los ortodoxos relanzan sus aspiraciones nacionalistas con la visita de Kirill

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado mes de febrero el Metropolita Kirill de Smolensk y Kaliningrado fue entronizado como XVI Patriarca de Moscú, convirtiéndose en el cabeza de la iglesia ortodoxa más importante del mundo.

El líder espiritual aporta a su nueva función sus dotes diplomáticas de las que ha hecho gala durante dos décadas al frente del Departamento de relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú, dotes que, sin duda, le servirán en este viaje a Ucrania donde los ortodoxos se encuentran didividos: La Iglesia autónoma dependiente del Patriarcado de Moscú es la más numerosa y está dirigida por el Metropolita Vladímir; la Iglesia ortodoxa de Ucrania, escindida de la Iglesia Rusa está liderada por el Patriarca Filaret I; en tercer lugar, está la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania cuya cabeza es el Metropolita Mefodiy. Tras la independencia de Ucrania en 1991, muchos ortodoxos ucranianos quisieron escindirse del Patriarcado de Moscú, otros optaron por su jefe espiritual, el Metropolita Vladímir. Oficialmente, la Iglesia autónoma dependiente del Patriarcado de Moscú cuenta con 11.300 parroquias, más que las otras ramas, aunque con menos fieles, según algunos sondeos, que el Patriarcado de Kiev, que, sin embargo, sólo tiene 4.000 parroquias. Su líder, el patriarca Filaret I, excomulgado por el patriarcado de Moscú por su disidencia, no ve con buenos ojos la visita del patriarca Kirill, y no esconde, tampoco, sus posiciones políticas, algo que dejó patente durante la revolución naranja. “Debido a los últimos acontecimientos, a unas elecciones fraudulentas, el pueblo debe oponerse y, por mi parte, tengo que decir que la Iglesia apoya al pueblo y estará con él”, dijo. Como el resto de las iglesias ortodoxas, las ucranianas, también, aspiran a ser unicéfalas, una reivindicación nacional respaldada no sólo por sus líderes espirituales sino, también, por el presidente del país.