Última hora

Última hora

Para grandes amenazas, microsoluciones

Leyendo ahora:

Para grandes amenazas, microsoluciones

Tamaño de texto Aa Aa

Desgraciadamente en Grecia, los incendios se han convertido en un paisaje habitual del verano. Aquí, en particular, se han quemado ya 1000 hectáreas al norte de Atenas. Quinientos bomberos y voluntarios combaten el fuego desde hace unas veinte horas. Y aunque las llamas estén controladas, todavía están lejos de ser extinguidas.

En medio del caos, nos encontramos con el ingeniero alemán Burkhard Wiggerich y su extraño robot volador. “Con este sistema podemos elevarnos, en sólo unos minutos, a una altura de 100 o 150 metros. Gracias a él tenemos una buena vista de conjunto sobre el estado del incendio.De esta forma localizamos los focos de calor y sabemos dónde se encuentran las fuerzas de intervención. También decidimos si se deben dirigir hacia los núcleos del incendio” nos explica el ingeniero. El robot volador se llamo Microdrone. Sus sofisticadas cámaras son más potentes que el ojo humano y visualizan, sin problemas, el corazón del incendio forestal. Microdrone proporciona también distintas informaciones sobre el estado de las llamas para guiar a los bomberos en su arriesgado trabajo como nos cuenta el oficial Nickos Floros: “Por la noche los aviones y los helicópteros no pueden sobrevolar la zona. Esta máquina nos ayuda a controlar la situación. Puede visualizar partes innaccesibles para los bomberos, como esta noche, por ejemplo, al otro lado de esa pendiente en llamas. Podemos echar un vistazo a la totalidad del incendio y encontrar más opciones para actuar.” Fruto de unos estudios europeos, el microdrone está pensado para gestionar situaciones de crisis desde las alturas. Ahora los creadores presentan los secretos de ésta araña voladora a los bomberos. Pesa menos de un kilo y medio y se mantiene en el aire durante una hora aproximadamente. “Funciona con 4 motores , dos a la izquierda y dos a la derecha. Esto le mantiene en equilibrio. Además gracias a su material electrónico se puede dirigir por control remoto. Todo va por GPS.” dice Burkhard Wiggerich Pero las funciones de Microdrone no se quedan ahí. Sus creadores creen que podría intervenir en otro tipo de catástrofes naturales como en las inundaciones o controlando disturbios urbanos. Sin embargo, antes de pensar en nuevas aplicaciones, los expertos se enfrentan a varios desafíos técnicos como nos explica el coordinador del projecto Microdrone, Christophe Leroux: “Debemos mejorar el sistema de GPS ahí donde normalmente no suele funcionar. Por ejemplo cuando nos acercamos a ciertos obstáculos, el aparato puede desorientarse y moverse de manera ambulante. Podríamos incluso perderlo o dañarlo. En el futuro, deberíamos conseguir que éstas máquinas sean autónomas para que los operadores se concentren en las intervenciones y no pierdan el tiempo con los detalles técnicos.” Por eso, expertos informáticos como la alemana Chunrong Yuan desarrollan sofisticados algoritmos que permitan a los robots localizar por sí mismos obstáculos estáticos o en movimiento. “Los puntos negros son estáticos y los rojos muestran los movimientos de las personas en el escenario. Este mecanismo ha sido desarrollado para evitar obstáculos. Cuando el robot se mueve resulta más complicado localizar los obstáculos ya que las cámaras del microdrone también están en movimiento. Así que necesitamos diferenciar los dos tipos de movimientos.” dice la experta informática alemana. Volamos hasta Paris. En los Laboratorios de Robótica de la Comisión de Energía Atómica, los investigadores intentan desarrollar sistemas que incrementen la autonomía de los robots. El objetivo final es obtener una especie de piloto automático para los Microdrones como nos explica Laurent Eck, ingeniero en robótica: “Enseñamos a los robots cómo no perderse. Para ello, les implantamos una cámara que memoriza el camino efectuado. Así cuando la máquina vuelva, ya sabrá el camino que debe tomar. Ahora ya no dirijo al aparato. El robot utiliza automáticamente las informaciones que ha memorizado para volver a su punto de salida. El objetivo es quitarle al operador la tarea de teledirigir el aparato para que se concentre en su misión y observe la situación.” Los científicos han desarrollado también campos de entrenamiento virtual en los que los Microdrones se preparan para sus intervenciones. El software puede simular diferentes condiciones de vuelo, incluyendo vientos fuertes o entornos geográficos abruptos y observar como actuaría el aparato en tiempo real. “Aquí vemos las imágenes captadas por la cámara del aparato. Podemos saber en función de la trayectoria que ha sido definida, si el aparato observa las zonas interesadas. Esto permite comprobar que la trayectoria predefinida ha sido realizada por la máquina, siempre en un modo de simulación.” explica Manuel Carballeda, responsable del proyecto. Lo que por el contrario no es ninguna simulación son los cientos de incendios forestales que arrasan Grecia y otros países mediaterráneos cada verano. Para los bomberos y los voluntarios, tener ayuda extra sería todo un avance como nos cuenta el bombero griego Vassilis Petrakis: “Espero que estas cámaras nos ayuden a entender a qué nos vamos a enfrentar en cada incendio, para estar mejor preparados. Nuestro trabajo es muy complicado y arriesgado. Durante el día nos quemamos y por las noches nos partimos las piernas. Así que cualquier ayuda es bienvenida.”

http://www.ist-microdrones.org