Última hora

Última hora

El presidente Ahmadinejad encara una economía con el 25 % de inflación

Leyendo ahora:

El presidente Ahmadinejad encara una economía con el 25 % de inflación

Tamaño de texto Aa Aa

Reinsertar la economía iraní en un mundo en plena crisis: es el gran desafío que tiene pendiente en su nuevo mandato el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

El más que contestado vencedor de las elecciones del 12 de junio no se ha hecho notar por la brillantez de su gestión económica en los cuatro años precedentes. Durante su presidencia el paro ha remontado de un 10, 5 % a un 17 %. Otros analistas hablan de un paro masivo, estructural en el Tercer Mundo, de entre el 20 y el 30 %. Los más afectados son los menores de treinta años, 2/ 3 de los 71 millones de habitantes. Hoy en Irán uno de cada cinco ciudadanos vive en la miseria. La fuerza de Irán, tener el 11 % de las reservas mundiales de petróleo, es también su debilidad como cuarto exportador mundial. En un año Irán ha visto como el precio del barril de petróleo se ha reducido a la mitad. Entre junio y diciembre pasado tocó los 32 dólares por barril. Una auténtica catástrofe para la economía de Irán. Sumemos a esto una corrupción flagrante y tolerada en todos los niveles de la administración y una política de reparto de subsidios a los más desfavorecidos. El resultado: una inflación incontralada: 11% en 2005 y el 25 % antes de las elecciones. Si a esto le sumamos que Irán carece de las suficientes infraestructuras para sacarle provecho a sus hidrocarburos, vemos que Mahmoud Ahmadinejad tiene necesidad de inversiones extranjeras urgentes. Algo que dificulta bastante una retórica flamígera antioccidental y sus ambiciones nucleares, siempre en el filo de la polémica sobre si admite o no inspecciones abiertas. Las presiones de Washinton, París y Londres sobre los bancos para que boicoteen a Teherán han agravado la situación del país. En ese contexto el Fondo Monetario Internacional prevé que, en el mejor de los casos, Irán podría crecer el 3, 2 % este año. Hace dos creció el 8%. Y, con todo, sería una cifra bastante optimista a decir de numerosos analistas económicos.