Última hora

Última hora

Luz Verde para el gasoducto South Stream

Leyendo ahora:

Luz Verde para el gasoducto South Stream

Tamaño de texto Aa Aa

Luz Verde para South Stream, el gasoducto ruso que compite con el paneuropeo Nabucco.

Tras difíciles negociaciones, los gobiernos de Moscú y Ankara llegaron este jueves a un acuerdo para que el consorcio estatal ruso Gazprom comience las exploraciones en el Mar Negro. Para el primer ministro ruso, este acuerdo sirve para demostrar que South Stream es real, y defendió su importancia en el suministro de energía a Europa y en el desarrollo de relaciones más estrechas entre Rusia y Turquía. “Nuestras conversaciones muestran que juntos podemos tomar decisiones que abran un precedente en la colaboración en grandes proyectos energéticos”, dijo Vladimir Putin. El gasoducto South Stream arranca en Turquía, entra en Europa por Bulgaria y después se bifurca al norte y sur de Italia. Deberá estar concluido en 2015, cuenta con un presupuesto de diez mil millones de euros y está previsto que bombee sesenta y tres mil millones de metros cúbicos de gas al año. Silvio Berlusconi, primer ministro de Italia, país que como Turquía participa en los dos gasoductos, también estuvo en la ceremonia de la firma del acuerdo. El primer ministro turco prefiere describir los dos proyectos, South Stream y Nabucco, como complementarios en vez de alternativos. Recep Tayyip Erdogan argumenta que “ninguno de los dos gasoductos será por sí solo suficiente para Europa en el futuro más próximo”. Nabucco, el gasoducto europeo para reducir la dependencia del gas ruso, comenzará a construirse en 2011 y estará operativo en 2014 con un coste de casi ocho mil millones de euros y una capacidad para bombear 31 mil millones de metros cúbicos de gas desde la región del Caspio hasta Austria a través de Turquía, lo que supone el 5% de las necesidades europeas. “El gobierno turco está tratando de adoptar una posición equilibrada, no quiere convertirse en un enemigo de Rusia, pero al mismo tiempo apoya el proyecto Nabucco. Turquía sabe que Rusia es su mayor socio estratégico por lo que debe respaldar las iniciativas energéticas de Moscú”, explica este analista. Turquía juega a dos bandas para garantizarse una parte del floreciente negocio del gas. Bruselas busca una alternativa al gas ruso mientras Moscú quiere evitar a la vecina Ucrania y una nueva guerra del gas que ponga en peligro el suministro a su principal importador, Europa.